28 de enero 2021 | Devoción Matutina para Damas 2021 | “Si subes la escalera como vieja, llegarás a la cima como joven”

«Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte […], maestras del bien. Que enseñen a las mujeres jóvenes». (Tito 2: 3-4, RV95)

LA REFLEXIÓN DE HOY está inspirada en el proverbio que dice: «Si subes la escalera como vieja, llegarás a la cima como joven». La juventud y la vejez son etapas en el ciclo de la vida imposibles de evitar. Asumir esta realidad nos librará de falsas expectativas. La única diferencia entre ellas es que la vejez se sustenta en los años vividos y la juventud, en los años por vivir.

A menudo pensamos en la vejez como poco deseable, pero si las mujeres jóvenes se apropian del tesoro que las ancianas han acumulado en años, ascenderán la cuesta de la vida con paso seguro y certero.

Mucha gente considera que las jóvenes y las ancianas van por caminos distintos y es difícil que transiten juntas por la vida. La verdad es que hay un solo camino para la mujer, y las mujeres ancianas lo transitaron primero. Las jóvenes vienen atrás. Las ancianas conocen todas las «estaciones de la vida», lo que las hacer perfectas guías de aquellas que están por conocerlas. La joven prudente nunca desestimará el conocimiento vivencial de una mujer que ha sido niña, adolescente, joven y adulta, y que ha llegado finalmente a la cima. Permitirá que su inexperiencia sea fortalecida por la experiencia acumulada de una mujer que no solo tiene años, sino también lecciones que enseñar.

Por otro lado, la mujer sabía que acumula años no pondrá obstáculos en el transitar de las jóvenes; las guiará con delicadeza y ternura. Será sensible y no juzgará con rudeza, arguyendo que «en mis tiempos» las cosas se hacían de otra manera.

Jóvenes y ancianas pueden ser compañeras en el viaje de la vida. El camino es el mismo; solo cambia la manera de transitarlo. El final de la ruta es el reino de los cielos.

Amiga, si al estar leyendo esta reflexión te encuentras al final de la ruta, mira hacia atrás y extiende tu mano para alcanzar a la joven que ha tropezado y esta caída; levántala, sostenía y anímala a seguir. Si te encuentras iniciando la senda, acepta la mano fuerte que se extiende; apóyate en ella. No te fíes de tu juventud; la experiencia de una madre y de una abuela serán siempre un soporte cuando el camino se torne difícil de transitar.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2021



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*