27 de octubre | Devocional: La fe por la cual vivo | Riquezas para los laodicenses

Yo te amonesto que de mí compres oro afinado en fuego, para que seas hecho rico, y seas vestido de vestiduras blancas, para que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. Apocalipsis 3:18.

“Hay un gran número de profesos cristianos que no siguen a Jesús. No llevan la cruz con la debida abnegación y sacrificio. Aunque profesan ser fervientes cristianos entretejen en la tela de sus caracteres tantos hilos de sus propias imperfecciones que el hermoso modelo queda estropeado. A los tales Jesús dice: ‘Os jactáis de ser ricos y estar enriquecidos con riquezas espirituales supuestas. No sois ni fríos ni calientes sino que estáis llenos de engaño propio. No podréis ser salvos a menos que os convirtáis; porque mancharíais el cielo con vuestra sabiduría no santificada. No puedo aprobar vuestro espíritu ni vuestras obras. No estáis obrando de acuerdo con el ejemplo divino. Estáis siguiendo a un modelo de vuestra propia invención.’”—The S.D.A. Bible Commentary 7:963.

“Jesús va de puerta en puerta, se detiene frente al aposento de cada alma y exclama: ‘Yo estoy a la puerta y llamo.’ Como un mercader celestial, abre sus tesoros…. ‘Abrid la puerta,’ dice el gran mercader, poseedor de las riquezas espirituales, ‘e intercambiad vuestros tesoros con los míos.’ …

“El consejo del Testigo Fiel está lleno de aliento y consuelo. Las iglesias pueden obtener el oro de la verdad, la fe y el amor y ser ricas en tesoros celestiales.”—The S.D.A. Bible Commentary  7:965.

========================

DEVOCIONAL: LA FE POR LA CUAL VIVO

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*