27 de octubre | Hijos e Hijas de Dios | Elena G. de White | La alegría y bendición de ser perseguidos

«Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque el reino de los cielos les pertenece». Mateo 5: 10, NVI

EL QUE VINO A SALVAR al mundo perdido tuvo la oposición de las fuerzas unidas de los enemigos de Dios y de la humanidad. En una confederación despiadada, los seres humanos y los ángeles malos se alinearon en orden de batalla contra el Príncipe de paz. Aunque la compasión divina se notaba en cada una de sus palabras y acciones, su diferencia del mundo provocó una hostilidad amarguísima. Como no daba licencia a la manifestación de las malas pasiones de nuestra naturaleza, excitó la más cruel oposición y enemistad. Así será con todos los que vivan piadosamente en Cristo Jesús.
Entre la justicia y el pecado, el amor y el odio, la verdad y el engaño, hay una lucha imposible de suprimir. Cuando se presentan el amor de Cristo y la belleza de su santidad, se le restan súbditos al reino de Satanás, y esto incita al príncipe del mal a resistir. La persecución y el oprobio esperan a quienes están dominados por el Espíritu de Cristo. La forma de la persecución cambia con el transcurso del tiempo, pero el principio o espíritu fundamental es el mismo que dio muerte a los elegidos de Dios desde los días de Abel.
Siempre que alguien procure ponerse en armonía con Dios, sabrá que la afrenta de la cruz no ha terminado «porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes» (Efe. 6: 12), que se alistan todas contra los que consienten en obedecer la ley del cielo.
Por todo ello, en vez de producirles pesar, la persecución debe llenar de alegría a los discípulos de Cristo; porque es prueba de que siguen los pasos de su Maestro.— El discurso maestro de Jesucristo, cap. 2, pp. 52-53.

DEVOCIONAL HIJOS E HIJAS DE DIOS
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*