27 de noviembre | Ser Semejante a Jesús | Elena G. de White | La palabra de Dios y el amor abrirán corazones para Jesús

Con mi alma te he deseado en la noche, y en tanto que me dure el espíritu dentro de mí, madrugaré a buscarte; porque luego que hay juicios tuyos en la tierra, los moradores del mundo aprenden justicia. Isaías 26:9.

Es el amor del Salvador el que constriñe al mensajero a llevar el mensaje a los perdidos. ¡Oh, qué maravillosa es la insistencia de Cristo con los pecadores!
Aunque su amor es rechazado por la negativa de los corazones endurecidos y porfiados, él vuelve a interceder con mayor fuerza. “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo”. Apocalipsis 3:20. Su amor atrae con una fuerza vencedora hasta que las almas son constreñidas a venir.
Los que llegan a la cena se vuelven al bendito Jesús y dicen: “Tu benignidad me ha engrandecido”. Salmos 18:35. Los gana por la palabra de su amor y poder, porque la palabra de Dios es la vara de su poder. Dice él: “¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra?” Jeremías 23:29.
Cuando la palabra de Dios es llevada directamente al corazón por el Espíritu Santo, es poderosa para derribar las fortalezas de Satanás. Los seres humanos finitos nada pueden hacer en la gran contienda si no fuera por la palabra de Dios.
No pueden razonar con éxito con el corazón de los seres humanos que son tan duros como el acero, que están cerrados y trancados no sea que Jesús pueda entrar en ellos; pero el Señor capacita a hombres y a mujeres con su sabiduría, y el más débil puede llegar a ser como David por la fe en Dios.
El Señor toma a los que se dedican a él, aunque tal vez no tengan educación, hombres y mujeres humildes, y los envía con su mensaje de amonestación. Mueve su corazón por medio de su Espíritu, les da músculos y tendones espirituales, y los capacita para salir con la Palabra de Dios y para constreñir a los seres humanos a entrar. De esa manera, muchas almas humildes y débiles, que están pereciendo de hambre por falta del Pan de Vida, son hechas fuertes en su debilidad, y se hacen valientes en la lucha, y ponen en fuga a ejércitos de extraños.
“Mirad que no desechéis al que habla”. Hebreos 12:25. Cada vez que no atienden y rehúsan escuchar, cada vez que dejan de abrir la puerta de su corazón, se fortalecen en la incredulidad, llegan a estar menos y menos dispuestos a escuchar su voz que les habla, y disminuyen la oportunidad de responder al último llamamiento de la misericordia… No llore Cristo por ustedes como lloró sobre Jerusalén, diciendo: “¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste! He aquí vuestra casa os es dejada desierta”. Mateo 23:37, 38.—The Review and Herald, 24 de septiembre de 1895.

DEVOCIONAL: SER SEMEJANTE A JESÚS
Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*