27 de julio | Devocional: Exaltad a Jesús | El pastor llama a sus ovejas por nombre

 

Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es… y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca. Juan 10:2-3.

 

La senda de los justos es una senda de paz. Es tan fácil que la gente humilde y temerosa de Dios puede caminar por ella sin tropezar ni pasar por caminos torcidos. Es una vía estrecha; pero por ella pueden caminar lado a lado personas de temperamentos distintos si tan sólo siguen al Capitán de su salvación. Por esta senda no pueden caminar los que insisten en llevar consigo todos sus malos rasgos de carácter y hábitos egoístas, porque es demasiado estrecha para eso.

Cuánto se esmera el Gran Pastor para llamar a sus ovejas por nombre e invitarlas a seguir tras sus pisadas. El busca a las descarriadas. Les envía haces de luz de su Palabra para mostrarles el peligro en que se encuentran. Les habla desde el cielo con amonestaciones y reproches y los invita a regresar al camino recto. Se esfuerza por ayudar a los errantes con su presencia y trata de levantarlos cuando caen. Pero muchos han transitado durante tanto tiempo por el camino del pecado que son incapaces de escuchar la voz de Jesús. Después de abandonar todo lo que les puede proporcionar reposo y seguridad, se someten a una dirección falsa y continúan presuntuosamente en medio de su confianza propia, alejándose cada vez más de la luz y la paz, de la felicidad y el descanso…

Nuestra única esperanza es la cruz de Cristo. Ella nos revela la grandeza del amor de nuestro Padre y el hecho de que la Majestad del cielo se sometió a insultos, burlas, humillación y sufrimiento por el gozo de ver salvadas en su reino a las almas que perecen. Si aman a sus hijos, permitan que su estudio especial consista en prepararlos para la vida futura e inmortal… Trabajen mientras es de día; rediman el tiempo y ganen la corona de gloria inmortal. Sálvense ustedes a la vez que salvan a sus familias, porque la salvación del alma es preciosa.—Testimonies for the Church 4:502-503.

Más de un marido y padre podría sacar provechosa lección del solícito cuidado del fiel pastor. Jacob, al verse instado a emprender difícil y apresurada caminata, contestó:

“Los niños son tiernos, y… tengo ovejas y vacas paridas; y si las fatigan, en un día morirán todas las ovejas… Me iré poco a poco al paso de la hacienda que va delante de mí, y al paso de los niños”. Génesis 33:13-14.

En el camino penoso de la vida sepa el marido y padre ir “poco a poco” al paso en que pueda seguirle su compañera de viaje. En medio del gentío que corre locamente tras el dinero y el poder, aprenda el esposo y padre a medir sus pasos, a confortar y a sostener al ser humano llamado a andar junto a él.—El Ministerio de Curación, 289-290.

========================

DEVOCIONAL: EXALTAD A JESÚS

Elena G. de White



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*