27 de febrero | Devocional: La fe por la cual vivo | Las salvadoras providencias de Dios

Y sabemos que a los que a Dios aman, todas las cosas les ayudan a bien, es a saber, a los que conforme al propósito son llamados. Romanos 8:28.

“El hecho de que somos llamados a sufrir pruebas muestra que el Señor Jesús ve en nosotros algo precioso, que él quiere desarrollar. Si no viera en nosotros nada con que glorificar su nombre, no perdería tiempo en purificamos. El no echa piedras inútiles en su hornillo. Lo que él purifica es metal precioso.”—El Ministerio de Curación, 452.

“Dios no guía jamás a sus hijos de otro modo que el que ellos mismos escogerían, si desde un principio pudieran ver el desenlace, y discernir la gloria del designio que están cumpliendo como colaboradores de Dios.”—Ibid. 460.

“El que está lleno del Espíritu de Cristo mora en Cristo. El golpe que se le dirige a él, cae sobre el Salvador, que le rodea con su presencia. Todo cuanto le venga, viene de Cristo. No tiene que resistir el mal, porque Cristo es su defensor. Nada puede tocarle sino con el permiso de nuestro Señor; y ‘todas las cosas’ que son permitidas ‘a los que a Dios aman, … les ayudan a bien.’”—El Discurso Maestro de Jesucristo, 62.

“Nuestro Padre celestial tiene mil maneras de proveer a nuestras necesidades, las cuales ignoramos completamente. Los que aceptan el único principio de hacer del servicio de Dios el asunto supremo, verán desvanecerse sus apuros y extenderse delante de sus pies un camino despejado.

“Como niños, confiad en la dirección de Aquel que ‘guarda los pies de sus santos.’

“Si le encomendamos nuestros caminos, él dirigirá nuestros pasos.”—El Ministerio de Curación, 462, 460.

 

========================

DEVOCIONAL

LA FE POR LA CUAL VIVO

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*