26 de septiembre | Ser Semejante a Jesús | Elena G. de White | Obreros consagrados pueden hacer una gran obra en poco tiempo

Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común. Hechos 4:32.

El mundo necesita misioneros, misioneros locales consagrados, y nadie será registrado en los libros del cielo como cristiano si no tiene un espíritu misionero. Pero no podemos hacer nada sin energía santificada. Tan pronto como se pierde el espíritu misionero del corazón, y el celo por la causa de Dios comienza a languidecer, la carga de nuestros testimonios y planes son un clamor por prudencia y economía, y comienza el descuido real de la obra misionera.
En vez de disminuir la obra, condúzcanse todas las juntas de tal manera que se manifieste un propósito multiplicador para llevar adelante la gran obra de amonestar al mundo, aunque pueda costar abnegación y sacrificio propio. Si cada miembro de iglesia estuviera constantemente impresionado con este pensamiento: “No soy mío, he sido comprado con precio”, todos sentirían que están bajo la obligación más sagrada de mejorar cada habilidad dada por Dios, de duplicar su utilidad, año tras año, y no tendrían excusa para la negligencia espiritual. Entonces no habría falta de simpatía por el Maestro en la gran obra de salvar almas.
¿Quiénes hay entre nosotros que, teniendo percepción espiritual, pueden discernir el agitado conflicto que continúa en el mundo entre las fuerzas del bien y del mal? ¿Entienden la naturaleza del gran conflicto entre Cristo, el Príncipe de la vida, y Satanás, el príncipe de las tinieblas? ¿Se les presenta el conflicto lo mismo que se presenta ante las inteligencias celestiales?
Oh, si todos los que profesan ser seguidores de Cristo fueran en verdad canales vivos de luz para el mundo, imbuidos por el Espíritu de Dios, con corazones llenos hasta rebosar con el mensaje del evangelio, con sus semblantes radiantes con devoción a Dios y amor a los demás, ¡qué obra podría realizarse en un corto tiempo! Los mensajeros de la verdad no hablarían con vacilación, incertidumbre, sino con intrepidez y confianza. Sus palabras y el mismo tono de la voz producirían la convicción en el corazón de los oyentes.—The Review and Herald, 23 de agosto de 1892.

DEVOCIONAL ADVENTISTA
SER SEMEJANTE A JESÚS
Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*