26 de octubre 2021 | Devoción Matutina para Jóvenes 2021 | Mi mente he puesto en un más allá

“Porque él dice en las Escrituras: ‘En el momento oportuno te escuché; en el día de la salvación te ayudé’. Y ahora es el momento oportuno. ¡Ahora es el día de la salvación!” (Gál. 6:2, DHH).

William Miller nació en 1782 en Massachusetts, Estados Unidos. Creció en un hogar cristiano y, en su juventud, fue juez de paz y soldado. A los 34 años, el Espíritu Santo impresionó su corazón para concienciarlo sobre su condición pecaminosa. Sin embargo, al volver a sus creencias antiguas, no encontraba seguridad de vida eterna y el futuro se veía oscuro. El juicio parecía un momento aterrador y no entendía muy bien qué sucedería.
Comenzó a asistir a la iglesia con su familia, como lo hacían todas las familias respetables de aquella época, y se ofreció a leer los sermones. Estos comenzaron a atraparlo y en su corazón comenzó a nacer la idea de un Salvador amoroso y compasivo. Al leer la Biblia, descubrió que daba evidencias de ese Salvador que él tanto necesitaba. Quedó sorprendido al notar que era un libro que contenía principios adaptables a las necesidades del mundo caído y eso lo hizo admitir que las Escrituras eran realmente una revelación divina. En ellas encontró a un Jesús amigo, que lo satisfacía y calmaba.
Seguramente sabes que fue su estudio diligente, especialmente del libro de Daniel, el que lo llevó a la conclusión de que la tierra sería purificada en la primavera de 1844 con la segunda venida de Cristo. Se sintió impelido a contar lo que había descubierto y las puertas se fueron abriendo para que predicara por todos lados.
Después del gran chasco, Miller no dejó de estudiar la Biblia ni de creer en Dios. Poco después de ese triste día para los pioneros de nuestra iglesia, él escribió:
“Aunque me chasqueé dos veces, no estoy aún abatido ni desanimado […]. He puesto mi mente en otro tiempo, y aquí decido permanecer hasta que Dios me dé más luz, y eso es hoy, es hoy, y es hoy, hasta que él vuelva”.
Hay varias versiones hermosas de este himno, titulado “I have fixed my mind” o “En otro tiempo más”.
Podemos hacer de él nuestra oración hoy, agradecerle a Dios por su Palabra, por la luz que hemos recibido y por el regalo de la salvación. Y, sin desanimarnos, podemos poner nuestra mente en un más allá.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2021



(246)

COMPARTIR

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*