26 de octubre 2021 | Devoción Matutina para Adolescentes 2021 | A Dios ni siquiera le pasó eso por la mente – 2da parte

«¿Se alegrará el Señor, si le ofrezco mil carneros o diez mil ríos de aceite? ¿0 si le ofrezco a mi hijo mayor en pago de mi rebelión y mi pecado? El Señor ya te ha dicho, oh hombre, en qué consiste lo bueno y qué es lo que él espera de ti: que hagas justicia, que seas fiel y leal y que obedezcas humildemente a tu Dios». Miq. 6: 7-8

Uriel casi no pudo dormir esa noche. A pesar de la sequía y la amenaza real de morir de hambre, el festival era emocionante. Como los hebreos tenían pocos lugares propios para llevar a cabo el culto en conjunto, a veces usaban las colinas donde sus vecinos hacían sacrificios a Baal y a otros dioses cananeos. Él se sentía atraído por las pequeñas figurillas de arcilla y piedra que se podían sostener en la mano. Eran dioses que se podían tocar. Dina tenía algunas pequeñas estatuas para la fertilidad. ¿En qué podía perjudicarlo?
Cuando el pequeño Jakim se dio vuelta en la cama y se recostó de él, la realidad lo golpeó como una bofetada. ¿Sería él capaz de hacer algo así? ¿Debía realmente hacerlo?
La lectura completa del libro de Jeremías es conmovedora. Dios pregunta: «¿Qué de malo encontraron en mí sus antepasados, que se alejaron de mí? Se fueron tras dioses que no son nada, y en nada se convirtieron ellos mismos» (Jer. 2: 5). «¿Cómo puedes decir: «No me he contaminado, ni me he ido tras los baales”? ¡Considera tu conducta en el valle! […] Pero tú insistes: «¡No tengo remedio! Amo a dioses extraños, y tras ellos me iré»» (vers. 23-25, NVI).
Dios dice: «Algo terrible, espantoso, está pasando en este país. Lo que anuncian los profetas es mentira […] ¡y mi pueblo así lo quiere!» (Jer. 5:30-31). Sigue leyendo y verás que nada cambia. «Porque ellos me han abandonado. Han profanado este lugar, quemando en él incienso a otros dioses que no conocían, […] han llenado de sangre inocente este lugar. Han construido santuarios paganos en honor de Baal, para quemar a sus hijos» (Jer. 19: 4-5).
Si alguien te traicionara como el pueblo escogido de Dios traicionó al Señor, tus amigos te dirían: «No seas tonto. ¡Olvídate de él!». Pero Dios no se rinde con nadie. ¿No escuchas su voz, diciéndote: «Yo sé los planes que tengo para ti, planes para tu bienestar y no para tu mal»? «Yo te he amado, pueblo mío, con un amor eterno. Con amor inagotable te acerqué a mí. Yo te reedificaré» (31: 3-4).

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2021



(120)

COMPARTIR

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*