26 de junio | Devocional: La fe por la cual vivo | Una resurrección especial

Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con él a los que durmieron en Jesús. 1 Tesalonicenses 4:14.

“Para el creyente, Cristo es la resurrección y la vida. En nuestro Salvador, la vida que se había perdido por el pecado es restaurada; porque él tiene vida en sí mismo para vivificar a quienes él quiera. Está investido con el derecho de dar la inmortalidad. La vida que él depuso en la humanidad, la vuelve a tomar y la da a la humanidad.”— El Deseado de Todas las Gentes, 717.

“Todos salen de sus tumbas de igual estatura que cuando en ellas fueran depositados. Adán, que se encuentra entre la multitud resucitada, es de soberbia altura y formas majestuosas, de porte poco inferior al del Hijo de Dios. Presenta un contraste notable con los hombres de las generaciones posteriores; a este respecto se nota la gran degeneración de la raza humana. Pero todos se levantan con la lozanía y el vigor de eterna juventud…. La forma mortal y corruptible, desprovista de gracia, manchada en otro tiempo por el pecado, se vuelve perfecta, hermosa e inmortal. Todas las imperfecciones y deformidades quedan en la tumba. Reintegrados en su derecho al árbol de la vida,… los redimidos crecerán hasta la perfecta medida de la raza humana en su gloria primitiva…

“Los justos que vivan aún, son mudados ‘en un momento, en un abrir de ojos.’ A la voz de Dios fueron glorificados; ahora son hechos inmortales, y juntamente con los santos resucitados son arrebatados para recibir a Cristo su Señor en los aires…. Santos ángeles llevan niñitos a los brazos de sus madres.”—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 703.

========================

DEVOCIONAL

LA FE POR LA CUAL VIVO

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*