26 de junio | Devocional: Dios nos cuida | El argumento más poderoso

Yo, yo Jehová, y fuera de mí no hay quien salve… Vosotros, pues, sois mis testigos, dice Jehová, que yo soy Dios. Isaías 43:11-12.

De sus seguidores genuinos el Señor dice: “Este pueblo he creado para mí; mis alabanzas publicará”. Isaías 43:21. Ellos son mis testigos, mis representantes escogidos en un mundo apóstata…

Dios pide nuestra cooperación. Sus demandas son razonables… Cuando tomamos el nombre de Cristo, nos comprometemos a representarlo. Para que seamos leales a nuestro voto, Cristo debe ser formado en nosotros como la esperanza de gloria. La vida diaria debe llegar a ser más y más semejante a la vida de Cristo. Debemos ser cristianos en hecho y en verdad. Cristo no comulga con el fingimiento. El dará la bienvenida a las cortes celestiales sólo a aquellos cuyo cristianismo sea genuino. La vida de los profesos cristianos que no viven la vida de Cristo es una burla a la religión.

Dios no nos pide que compremos su favor mediante algún costoso sacrificio. Únicamente pide el servicio de un corazón humilde y contrito que ha aceptado su don gratuito con gozo y gratitud. Quien recibe a Cristo como su Salvador personal es poseedor de la salvación provista por Cristo. Y nunca olvidará que así como recibió gratuitamente, gratuitamente ha de impartir.

¿Comprendéis vuestro valor a la vista de Dios? El dice: Sois colaboradores juntamente conmigo. ¿Estáis permitiendo que vuestra luz brille en rayos claros para un mundo caído? ¿Estáis buscando ejercitar toda facultad y todo poder que Dios os ha dado? Tal vez no seáis ministros, pero podéis ser testigos. Puede ser que no seáis oradores elocuentes, pero podéis ser elocuentes en vivir a Cristo y en dejar que vuestra luz brille ante los hombres.

Un cristiano verdadero y amante es el argumento más poderoso que se puede ofrecer en favor de la verdad de la Biblia. Un hombre tal es el representante de Cristo. Su vida es la evidencia más convincente que puede darse del poder de la gracia divina. Cuando el pueblo de Dios introduzca la justicia de Cristo en la vida diaria, los pecadores se convertirán y se ganarán victorias sobre el enemigo.

*Año bíblico: Salmos 68-71.

DEVOCIONAL DIOS NOS CUIDA

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*