26 de enero | Devocional: Nuestra Elevada Vocación | La verdad en el corazón

Escogí el camino de la verdad; he puesto tus juicios delante de mí. Salmos 119:30.

La causa de Dios necesita hombres y mujeres que permanezcan inconmovibles en la plataforma de la verdad, y que sostengan firmemente la bandera de la verdad, de modo que ningún hombre deje de ver en qué lado se encuentra. Su posición ha de ser claramente definida. Sus corazones deben ser puros y santos, libres de fingimiento o engaño.—Carta 44, 1903.

La verdad debe encontrar un lugar permanente en el corazón. Entonces, mediante el poder del Espíritu Santo, ejercerá su influencia en todo lo que se diga y se haga. ¿Trataremos de mantener fuera de la vista la verdad? ¡No, no, ni por un momento! Debe considerarse sagrada. Sus principios deben ser consultados en todas vuestras transacciones. Ha de ser un consejero en todas vuestras dificultades, y un guía en todas vuestras relaciones en la vida. … En público, en privado, donde ningún ojo humano puede ver, donde ningún oído, excepto el de Dios, puede oír, allí la verdad debe controlarnos, dirigiendo nuestros pensamientos, determinando nuestras palabras y nuestras obras.— Carta 5b, 1891, pp. 3.

Debéis mostrar … al mundo que la verdad que profesáis santifica y ennoblece el carácter, y conduce hacia la laboriosidad y la frugalidad, al paso que evita la avaricia, el engaño y toda clase de deshonestidad. Mediante vuestras palabras manifestad paciencia, y cada día podréis predicar un sermón del poder de la verdad, realizando un servicio efectivo para la causa de Dios. Que nadie diga que la verdad que profesáis no os hace diferentes de los mundanos. …No déis la menor ocasión a que nadie hable mal de vuestra fe, a causa de que no estáis santificados por la verdad.—Carta 30, 1878, pp. 2.

Cuando la verdad, como está en Cristo, moldeé nuestros caracteres, será considerada como una verdad auténtica. … A medida que la contemplemos aumentará en valor, brillando en su propia hermosura natural, vivificando la mente, y subyugando nuestra egoísta aspereza de carácter. Elevará nuestras aspiraciones y nos capacitará para alcanzar la perfecta norma de santidad.— Manuscrito 130, 1897, pp. 9.

DEVOCIONAL: NUESTRA ELEVADA VOCACIÓN

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*