26 de agosto | Devocional: La fe por la cual vivo | La décima parte para Dios

Y todas las décimas de la tierra, así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles, de Jehová son; es cosa consagrada a Jehová. Levítico 27:30.

“El Señor nos ha concedido el tesoro más precioso del cielo en el don de Jesús. Con él nos ha dado abundantemente todas las cosas de que gozamos. Dones suyos son los productos de la tierra, las abundantes cosechas, los tesoros de plata y oro. Las casas y propiedades, el alimento y el vestido son posesiones que ha entregado en manos de los hombres. Pide que lo reconozcamos como el Dador de todas las cosas; y por esta razón dice: ‘De todas vuestras posesiones me reservo la décima parte, además de las ofrendas y donativos que han de ser traídos a mis alfolíes.’”—Counsels on Stewardship, 65.

“El plan de Dios en el sistema del diezmo es hermoso por su sencillez e igualdad…. Todos pueden sentir que son capaces de hacer una parte para llevar a cabo la preciosa obra de salvación. Cada hombre, mujer y joven puede llegar a ser un tesorero del Señor, un agente para satisfacer las demandas de la tesorería. Dice el apóstol: ‘Cada uno de vosotros aparte en su casa, guardando lo que por la bondad de Dios pudiere.’” 1 Corintios 16:2.—Joyas de los Testimonios 1:443.

“Que cada uno examine metódicamente sus entradas, que son todas bendiciones de Dios, y separe el diezmo como parte sagrada del Señor. Este fondo nunca debiera ser dedicado a otro uso; debe ser destinado exclusivamente para el sostén del ministerio del Evangelio.”—Counsels on Stewardship, 80, 81.

========================

DEVOCIONAL: LA FE POR LA CUAL VIVO

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*