26 de agosto 2020 | Devoción Matutina para Damas 2020 | Tu visa para entrar

 

UN DÍA A LA VEZ

Lecturas Devocionales para Mujeres 2020

 

“Mantente fiel hasta la muerte, y yo te daré la vida como premio” (Apoc. 2:10).

 

Mi amiga Sony tenía cita para ir a la embajada de los Estados Unidos por cuarta vez, y se sentía desolada por los anteriores intentos fallidos de obtener una visa que le permitiera entrar a ese país. Ansiaba visitar a sus familiares que vivían allí pero, vez tras vez, le negaban la visa. En esta ocasión, Sony se descuidó y no puso atención a la fecha de la cita por lo que, cuando llegó el día, no estaba preparada: no había obtenido el registro de su propiedad que le habían pedido, ni un documento bancario que atestiguara los ingresos y ahorros de ella. Al darse cuenta de esto, me llamó y me dijo: -Patricia, creo que mejor no me presento a la cita en la embajada, porque no estoy preparada para la ocasión. Y ¿sabes qué? Esta angustia que estoy pasando por este motivo me ha hecho reflexionar en qué sucederá cuando Cristo vuelva a la tierra. ¿Me estoy preparando para ese gran día final o me encontrará desapercibida?

En el tiempo de angustia, poco antes del advenimiento de Jesucristo, algunos se reprocharán “a sí mismos con agudo sentimiento el no tener mayor poder para resistir y contrarrestar la potente invasión del mal. Les parece que si hubiesen dedicado siempre toda su habilidad al servicio de Cristo, avanzando de virtud en virtud, las fuerzas de Satanás tendrían menos poder para prevalecer sobre ellos” (El conflicto de los siglos, p. 677). Se darán cuenta de que no tomaron el tiempo suficiente para tener una relación diaria con Jesús y no estarán preparados. “Los que no están dispuestos a negarse a sí mismos, a agonizar ante Dios y a orar mucho y con empeño para obtener su bendición, no lo conseguirán” (ibíd., p. 679).

Querida amiga, Dios quiere llevarte a vivir con él por la eternidad, y de su parte ha hecho lo máximo que se puede hacer: entregar a su Hijo único para que en él encuentres el perdón de los pecados. Y este es el primer requisito para que obtengas la visa que da acceso a la Tierra Nueva: tu fe en Cristo, que te salva por gracia. El otro requisito es llevar esa fe a la práctica, viviendo una vida de dependencia de él que te permita estar lista cuando llegue el día que esperas. Para eso, debes estar dispuesta a negarte a ti misma y a orar.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*