25 de septiembre | Devocional: Alza tus ojos | Cómo enfrentar la tentación

Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas. Santiago 1:2.

Si esto [soportar diversas pruebas] es nuestro privilegio—y no podemos pensar que el apóstol nos ha guiado por mal camino—, apropiémonos por fe de las promesas de Dios para nosotros.

“Para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna”. La Palabra no dice: “tened por sumo gozo cuando os halléis bajo prueba”, sino “cuando os halléis en pruebas”. Por el hecho de que se hallen en pruebas, no es necesario que deban estar bajo ellas. Pero es reconfortante saber cuando estén en pruebas que son hijos e hijas de Dios, y que la prueba de su fe, ¿obra mala voluntad, murmuración y mal genio? No; ¡paciencia! La evidencia de que somos hijos e hijas de Dios es que la prueba de nuestra fe origina paciencia. Pero Jesús nos ayudará porque recurrimos a Dios en busca de apoyo y fortaleza en toda emergencia. Aprendemos una lección en estas pruebas… “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado”. Romanos 5:1-5.

Pero muchos se inclinan a pensar, a medida que nos sobrevienen estas pruebas, que debemos rendirnos al desánimo, que no tenemos poder para vencer. Esto es incredulidad. Nos volvemos débiles porque caemos en la prueba y pecamos contra Dios con nuestros labios al hablar de desánimo y dudas, y no cesamos de hablar del lado opuesto y no del lado de la esperanza y la fe. Ustedes saben que Cristo sufrió todas estas pruebas. Fue tentado en todo como nosotros. Jesús dice: “Porque viene el príncipe de este mundo, y él nada tiene en mí”. Juan 14:30…

Como pueblo estamos esperando que nuestro Señor venga en las nubes de los cielos con poder y gran gloria. Con qué cuidado deberíamos examinarnos a nosotros mismos para ver si estamos en la fe. Pareciera que hubiese neblina delante de los ojos de muchos que no pueden realmente discernir las cosas espirituales y las obras de Satanás, que amenazan atraparnos y destruirnos. Los cristianos no serán esclavos de las pasiones; serán controlados por el Espíritu de Cristo. Cuando estén perplejos no perderán la paciencia, la fe y la esperanza. Hasta ahora el Señor Jesús nos ayudó a superar los peligros, las dificultades abrumadoras y las perplejidades, y El puede ayudarnos en nuestras aflicciones presentes.—Manuscrito 20, del 25 de septiembre de 1887, conferencia dada en una asamblea de obreros en Grand Rapids, Míchigan.

========================

DEVOCIONAL: ALZA TUS OJOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*