25 de septiembre 2020 | Devoción Matutina para Jóvenes | William S. Gilbert

Pues, hay un Dios y un Mediador que puede reconciliar a la humanidad con Dios, y es el hombre Cristo Jesús. Él dio su vida para comprarles la libertad a todos. Este es el mensaje que Dios le dio al mundo justo en el momento preciso. 1 Timoteo 2:5,6.

– Disculpe, señora -dijo uno de los dos hombres bien vestidos que se acercaron a la enfermera mientras paseaba a un niño en un cochecito, en uno de los parques de Nápoles, Italia.

-¿Los conozco? -preguntó la dama.

-No. Somos amigos del Sr. Gilbert. Nos pidió que la encontráramos y que le lleváramos a Bob. Nuestro carro está aquí.

-Gracias por el mensaje -dijo la enfermera.

Pero como sospechaba de ellos, tomó al niño y lo sostuvo apretado contra su pecho.

-Lo llevaré a casa yo misma. No está muy alejado. No necesito su ayuda.

-¡Sí que la necesita, señora! -dijo el otro, arrebatándole el niño.

-¡Socorro! ¡Auxilio! -gritó la enfermera-, ¡Se llevan a mi bebé!

Los hombres dieron vuelta la esquina y desaparecieron. No había más remedio que comunicar la mala noticia a los Gilbert.

– Estoy seguro de que querrán pedir una recompensa por el bebé -razonó el Sr. Gilbert-. Informaremos a la policía y esperaremos su llamada.

-Oh, mi pobre bebecito -se lamentaba la Sra. Gilbert-, Si tan solo te hubieras mantenido en casa, esto no hubiera sucedido.

-Lo hecho, hecho está -la consoló su esposo-. No te preocupes, lo rescataremos.

Pero, por supuesto que se preocupaba la Sra. Gilbert. ¿Y si los hombres le hacían daño a Bob? ¿Y si no pedían nada, y en lugar de ello lo vendían a un matrimonio sin hijos? Mil y un pensamientos horribles la perturbaron toda la noche, y le impidieron dormir mientras esperaba la ansiada llamada telefónica.

Al día siguiente, recibieron una llamada en la se les exigía que dejaran 125 dólares en cierto lugar. Se hicieron los arreglos y se entregó el dinero.

El bebé que fue devuelto a sus padres aquella mañana llegó a ser Sir William S. Gilbert, coautor de la operetta H. M. S. Pinafore y una docena más de representaciones musicales escenificadas. ¿Por qué pagó el Sr. Gilbert el rescate que exigieron los secuestradores? La respuesta es obvia: amaba a su hijo. Por la misma razón, Jesús vertió su sangre en la cruz del Calvario para pagar nuestro rescate. Somos doblemente sus hijos, por creación y por redención, y nos ama entrañablemente.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*