25 de Octubre | La fe por la cual vivo | Elena G. de White | El nombre que el señor nos ha dado

Confirmarte ha Jehová por pueblo suyo santo, como te ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehová tu Dios, y anduvieres en sus caminos. Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehová es llamado sobre ti, y te temerán. Deuteronomio 28:9,10.

“El pueblo de Dios debe ser santo y peculiar, distinto del mundo en carácter y prácticas, distinto de todas las gentes religiosas de la actualidad. Deben ser dechados de piedad personal y buenas obras…. Cristo ha dicho: ‘Mi reino no es de este mundo.’… El señor ha puesto su iglesia como una luz en este mundo, para guiarlos hacia el cielo.”—The Review and Herald, 21 de enero de 1890.
“Hay muchos que os miran para ver qué hace la religión por vosotros. Si sois fieles en la obra que Dios os ha encomendado causaréis la impresión correcta y conduciréis las almas por el camino de la justicia.”—Ibid. 16 de octubre de 1888.
“Sois espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres. El pueblo de Dios debe hoy recibir la luz y difundirla. No necesitan tratar de brillar; si sus corazones están iluminados por Cristo no podrán evitar de brillar. El resplandor aparecerá; todo verdadero discípulo revelará a Cristo ante el mundo, como el Salvador que perdona el pecado.”—Ibid. 26 de julio de 1898.
“Somos adventistas del séptimo día. ¿Nos avergonzamos de nuestro nombre? ¡Contestamos, no! … Es el nombre que el Señor nos ha dado. Este señala la verdad que ha de ser la prueba de las iglesias…. Para que sea realmente así, debemos mirar siempre a Jesús, el autor y consumador de nuestra fe.”—Reflecting Christ, 58.

DEVOCIONAL LA FE POR LA CUAL VIVO
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*