25 de octubre 2020 | Devoción Matutina para Jóvenes | Linda Richards

Por último, todos deben ser de un mismo parecer. Tengan compasión unos de otros. Ámense como hermanos y hermanas. Sean de buen corazón y mantengan una actitud humilde. 1 Pedro 3:8.

-¡Estate quieto, te digo! -le dijo airada la enfermera al joven mudo

A que yacía en la cama del hospital- ¡Suéltame el brazo!

-¿Qué sucede? -preguntó Linda Richards, de cabellera plateada y vasta experiencia, supervisora de enfermeras del hospital.

-Jimmy me toma la mano cada vez que paso junto a su cama -se quejaba la enfermera- ¡Me molesta!

La señorita Richards se sentó al lado del pobre Jimmy. Colocó su mano sobre el hombro del muchacho y con la otra le acarició el brazo. Luego le habló tiernamente:

-¿Te gusta mucho tu enfermera?

Jimmy asintió con la cabeza.

-Has estado tratando de hablar con tu enfermera, ¿verdad, Jimmy? Le has estado tratando de decir que te sientes solo y que necesitas de alguien que te quiera. ¿No es verdad?

Una vez más, el paciente asintió con la cabeza. Gruesas lágrimas rodaban por sus mejillas mientras la señorita Richards le hablaba y acariciaba la mano.

Más tarde, en su oficina, la señorita Richards le explicó a la joven enfermera:

-Lo único que él quería era un poquito de ternura y atención cariñosa. Todos sabemos que los que sufren físicamente necesitan esa clase de atención. Te darías prisa para ayudar a una persona que ha sufrido un accidente, ¿no es así?

-Por supuesto, pero… pero… Jimmy está loco. ¡Creo que allí está la diferencia!

-La verdad es que no debiera representar ninguna diferencia -continuó la señorita Richards-, Los enfermos mentales también tienen sentimientos. Están aquí porque se sienten despreciados y les hace falta cariño. Están sufriendo indeciblemente por dentro.

-Entonces, ¿Jimmy no quería hacerme daño?

-Por supuesto que no. Solo quería saber cómo te sentías y qué pensabas respecto de él, como ser humano.

Bien, antes de condenar a esa enfermera joven por su falta de comprensión, piensa en las veces que ignoras a los demás por el solo hecho de que actúan o piensan de un modo “raro” para ti, o son discapacitados de alguna manera. ¡Cuánta diferencia determinaría un poco de tu cariño y compasión!

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*