25 de marzo | Devocional: Alza tus ojos | Enseñanzas de la naturaleza

Y si así viste Dios la hierba que hoy está en el campo, y mañana es echada al horno, ¿cuánto más a vosotros, hombres de poca fe? Lucas 12:28.

Dios nos estimula a contemplar sus obras en el mundo natural. Desea que apartemos nuestra mente del estudio de lo artificial para ocuparla en lo natural. Debiéramos comprenderlo mejor al elevar nuestros ojos a las colinas de Dios y contemplar las obras que crearon sus propias manos. Ellas son obra de Dios. Sus manos moldearon las montañas y las equilibran en su posición para que no se muevan a menos que El lo ordene. El viento, el sol, la lluvia, la nieve y el hielo, todos son ministros suyos para cumplir su voluntad.

¿Podría sorprendemos entonces que Cristo, quien hizo todas las cosas, hiciera del aire libre su santuario y deseara estar rodeado por las obras de su creación?… Jesús extrajo sus lecciones de instrucción espiritual de las cosas naturales que resultaban familiares a sus oyentes. Las usó para representar su verdad. Arrancaba los lirios, la flor del valle, los colocaba en las manos de los niñitos, y por medio de estos instructores sencillos proclamaba la verdad de su Palabra. La Palabra de Dios y las cosas de la naturaleza que nos rodean deben ser nuestro libro de estudio. Dios ha desplegado delante de nuestros sentidos las bellezas de la naturaleza, y contempla con placer, con el gozo de un padre, cómo sus hijos se deleitan en las cosas hermosas que El les proporciona.

La raíz de un árbol cumple una doble función. Se aferra a la tierra por medio de sus ramificaciones, mientras que al mismo tiempo absorbe los elementos nutrientes necesarios. Así debe ser también con el cristiano. Cuando su unión con Cristo, el tronco paterno, es completa, cuando se alimenta de él, se proporciona a las ramas una corriente de fortaleza espiritual. ¿Podrían secarse las hojas de una rama tal? Nunca. Mientras el alma se extienda hacia Cristo existe poco peligro de que sus hojas se agosten, marchiten y decaigan. Y las tentaciones que puedan llegar como una tempestad no lo desarraigarán. El verdadero cristiano extrae sus móviles de acción de un profundo amor hacia su Redentor. Su afecto por su Maestro es genuino y santo. Es del cristiano animoso y amoroso de quien Cristo dice: “Vosotros sois mis testigos”. Isaías 43:10. Un hombre tal es un representante de Cristo porque lo refleja en su vida diaria. Cuando se aparta de la luz no puede difundir sus brillantes rayos a otros…

Dios limpiará de toda injusticia a los que han acudido a El en busca de refugio, a los que han creído el mensaje enviado desde el cielo, que a los que creen en la seguridad de que si confiesan sus pecados El es fiel y justo para perdonarles sus pecados. Nuestro Dios ha comprometido su palabra por su propia grandeza e infinitud, de que otorgará perdón y paz a todo el que acuda a El en el nombre de Jesús.—Manuscrito 16, del 25 de marzo de 1897, “Principios de educación”.

========================

DEVOCIONAL

ALZA TUS OJOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*