25 de enero 2022 | Devoción Matutina para Menores 2022 | Panes multiplicados

«Así pues, el criado les sirvió, y ellos comieron y hubo de sobra, como el Señor lo había dicho». 1 Reyes 4: 44

¡Adivina, adivinador! Estoy pensando en una historia bíblica en la que se produjo un milagro, y unos panes de cebada se multiplicaron y alimentaron a muchas personas. ¿Qué historia es? Si estás pensando en la alimentación de los cinco mil, lamento decirte que no es esa. ¿La alimentación de los cuatro mil? Tampoco. ¡Es del Antiguo Testamento! ¿Adivinaste?
La historia se encuentra en 2 Reyes 4: 42-44. Su protagonista principal es el profeta Elíseo y esta historia ocurrió en una época de hambre por aquella región. Elíseo estaba pasando unos días con los profetas de Gilgal cuando un conocido le trajo veinte panes de cebada recién horneados. Y para sorpresa del criado de Elíseo, este le pidió que sirviera los veinte panes a los cien profetas que había en el lugar.
Cuando el criado le preguntó cómo iba a hacer para que veinte panes alcanzaran para cien, Elíseo respondió que el Señor le había dicho que todos iban a comer ¡y además iba a sobrar!
¿Cumplió Dios lo que prometió? Vuelve a leer el versículo de hoy. Quiero que recuerdes dos cosas: primero, Dios cumple lo que promete; y segundo, para Dios no existen limitaciones. Él puede dar de comer a cien personas con veinte panes; él puede alimentar más de cinco mil personas con cinco panes y dos peces; él puede hacer que un poquito de aceite llene muchas vasijas; y lo mejor de todo… él quiere hacerlo en tu vida. ¿Cómo?
Al hablar de este milagro, me estoy refiriendo al diezmo. Sí, no me pidas que te explique cómo puede ser que devolviendo un diez por ciento de tu dinero a Dios puede hacer que te rinda como si no hubieras sacado nada y más. La promesa de Dios dice: «Traigan su diezmo al tesoro del templo, y así habrá alimentos en mi casa. Pónganme a prueba en eso, a ver si no les abro las ventanas del cielo para vaciar sobre ustedes la más rica bendición» (Malaquías 3:10).
Cuando tus padres o abuelos te den dinero, cuando hagas algún trabajito por el que te paguen, o cuando te regalen dinero en tu cumpleaños o Navidad, separa el diezmo para Dios. Nunca pienses que te va a quedar menos o que no te va alcanzar. Si no, ¡pregúntale al criado de Elíseo!

Gabriela

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2022



(527)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*