24 de septiembre | Una religión radiante | Elena G. de White | Gozosos en la fortaleza del Señor

«Después todos los hombres de Judá y de Jerusalén, con Josafat a la cabeza, regresaron a Jerusalén gozosos, porque Jehová les había colmado de gozo librándolos de sus enemigos. Y entraron en Jerusalén, en la casa de Jehová, con salterios, arpas y trompetas». 2 Crónicas 20: 27-28

HACIA EL FINAL DEL REINADO DE JOSAFAT, el reino de Judá fue invadido por un ejército ante cuyo avance los habitantes de la tierra tenían motivo para temblar. «Pasadas estas cosas, aconteció que los hijos de Moab y de Amón, y con ellos otros de los amonitas, marcharon contra Josafat para atacarlo» (2 Crón. 20: 1). […]
Mientras avanzaban a la batalla, Josafat dijo: «“Habitantes de Judá y de Jerusalén, escúchenme: ¡Confíen en el Señor, y serán librados! ¡Confíen en sus profetas, y tendrán éxito!”. Después de consultar con el pueblo, Josafat designó a los que irían al frente del ejército para cantar al Señor y alabar el esplendor de su santidad con el cántico: “Den gracias al Señor; su gran amor perdura para siempre”» (2 Crón. 20: 20-21, NVI). Aquellos cantores iban al frente de las tropas, elevando sus voces en alabanza a Dios por la promesa de la victoria. […] Dios fue el baluarte de Judá en aquella crisis, y lo sigue siendo hoy para su pueblo. […]
Las soldados de Israel, trayendo gran botín, volvieron «gozosos, porque Jehová les había colmado de gozo librándolos de sus enemigos. Y entraron en Jerusalén, en la casa de Jehová, con salterios, arpas y trompetas» (2 Crón. 20: 27-28). Tenían mucho motivo de regocijarse. Al obedecer la orden: «Simplemente, quédense quietos en sus puestos, para que vean la salvación que el Señor les dará. […] no tengan miedo ni se acobarden» (vers. 17, NVI), habían confiado plenamente en Dios, y él había demostrado que era su amparo y su libertador.— Profetas y reyes, cap. 15 pp. 131-134.

Mi reflexión personal
_______________
_______________

DEVOCIONAL ADVENTISTA
UNA RELIGIÓN RADIANTE
Reflexiones diarias para una vida cristiana feliz
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*