24 de septiembre 2020 | Devoción Matutina para Jóvenes | Norman Vincent Peale

Después oí que el Señor preguntaba: “¿A quién enviaré como mensajero a este pueblo? ¿Quién irá por nosotros?”. —Aquí estoy yo —le dije—. Envíame a mí. Isaías 6:8.

Trata de repetir esta declaración de Isaías todos los días, y verás cómo Dios te pide que hagas algo. Probablemente, te guíe a una persona que necesita ayuda, tal como lo hizo con Norman Vincent Peale, el hombre que escribiera el libro The Power of Positive Thinking [El poder del pensamiento positivo].

Cuando visitaba a los Morgan, el Dr. Peale y su esposa vieron algo que les llamó la atención.

-¿Dónde podríamos conseguir uno igual? -preguntó la Sra. Peale.

Los Morgan le dieron el nombre del establecimiento.

-Cuando lleguen allí, asegúrense de preguntar por el Sr. Benton -les recomendó el Sr. Morgan-, Él es muy amable y atento.

Cuando llegaron al negocio, preguntaron por el Sr. Benton.

-Salió a comer en este momento -respondió el dependiente-, ¿Los puedo ayudar en algo?

-No, regresaremos más tarde -contestó el Dr. Peale.

Posteriormente retornaron al negocio, donde se les informó que el Sr. Benton había tenido que ir a la bodega y no regresaría hasta el día siguiente. -Sería un placer atenderlos -insistió el dependiente.

-No, gracias -dijo el Dr. Peale- Regresaremos otro día con mucho gusto. Realmente quisiera ver al Sr. Benton.

-¡Vaya! -exclamó la Sra. Peale cuando estuvieron fuera del negocio-, ¿Cuál es la diferencia entre una persona y la otra que nos atienda?

-Simplemente, creo que debemos verlo, siendo que es amigo de los Morgan. Además, ellos nos pidieron que lo veamos -respondió su esposo-. Por alguna razón, siento que debería hablar con él; además, no nos hará daño regresar.

-¡No cuentes conmigo! -dijo la señora, airada- ¡Ya he perdido suficiente tiempo!

Después de dos días, el Dr. Peale volvió al establecimiento y encontró al Sr. Benton.

-Me llamó Vincent Peale -dijo y le extendió la mano-. En casa de los Morgan vi algo que me gustó y que usted vende. Ellos me enviaron para verlo.

-Sé bien quién es usted, Dr. Peale -respondió el joven-, y los Morgan no lo enviaron aquí. Fue Dios quien lo hizo. Hace dos días había ideado suicidarme, pero por alguna razón decidí esperar hasta hoy. Quise darle una oportunidad más a Dios y esperar que me enviara ayuda. ¡Aquí está usted!

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*