24 de julio | Devocional: Una religión radiante | La revelación de la alegría del Señor en nuestra vida

«Luego Nehemías añadió: “Ya pueden irse.Coman bien, tomen bebidas dulces y compartan su comida con quienes no tengan nada, porque este día ha sido consagrado a nuestro Señor. No estén tristes, pues el gozo del Señor es nuestra fortaleza”». Nehemías 8: 10, NVT

DIOS, EN SU PROVIDENCIA, no quiere que nadie pueda sentirse realmente feliz viviendo solo para sí mismo. El gozo de nuestro Señor consistía en soportar trabajos y pesares por los demás, para así poder beneficiarlos. Podemos ser felices siguiendo su ejemplo, y viviendo para beneficiar a nuestros semejantes.

Nuestro Señor nos invita a tomar su yugo y llevar su carga. Al hacerlo, podemos ser felices. Al llevar el yugo que nos impongamos nosotros mismos y nuestras propias cargas, no hallaremos descanso, pero al llevar el yugo de Cristo encontraremos la paz de espíritu. Los que quieran llevar a cabo una gran labor para el Maestro, pueden encontrarla precisamente donde allá donde estén, haciendo bien y olvidándose de si mismos, siendo abnegados, recordando a los demás e impartiendo alegría por dondequiera que vayan.— Testimonios para la iglesia, t. 4, p. 222, adaptado.

Todo el cielo está esperando que haya canales por medio de los cuales pueda derramarse el aceite santo para que sea un gozo y una bendición para los corazones humanos.

Cristo ha provisto todo lo necesario para que su iglesia sea un cuerpo transformado, iluminado con la Luz del mundo, que posea la gloria de Emanuel. Es su propósito que todo cristiano esté rodeado de una atmósfera espiritual de luz y paz. Él desea que nosotros revelemos su propio gozo en nuestra vida.— Palabras de vida del gran Maestro, cap. 29, p. 345.

«No se pongan tristes. ¡Alégrense, que Dios les daráfuerzas!». Nehemías 8: 10, TIA

MI RELEXIÓN PERSONAL

__________________________________

__________________________________

========================

DEVOCIONAL: UNA RELIGIÓN RADIANTE

Reflexiones diarias para una vida cristiana feliz

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*