24 de diciembre 2020 | Devoción Matutina para Damas 2020 | Un antes y un después en tu vida

 

UN DÍA A LA VEZ

Lecturas Devocionales para Mujeres 2020

 

«Jamás se ha escuchado ni se ha visto que haya otro dios fuera de ti que haga tales cosas en favor de los que en él confían» (Isa. 64:4).

 

George Müller (1805-1898) vivió una vida desenfrenada durante su juventud: apuestas, estafas, mentiras, robos y demás delitos que acabaron conduciéndolo a la cárcel cuando solo tenía diecisiete años. En una ocasión en que lo invitaron a la casa de una familia cristiana, sintió un profundo deseo de leer la Biblia y esa lectura lo condujo al conocimiento de Jesucristo. Quedó impactado por el Mesías; tanto, que abandonó el estilo de vida que había llevado hasta entonces. Aprendió a vivir con Jesús y para Jesús, y se convirtió en ministro del evangelio.

En una oportunidad en que apenas tenía diez dólares en el bolsillo, pensó: «Confiaré en Dios». Y con ese dinero fundó un orfanato. Él y su esposa establecieron en su propio hogar un albergue para treinta niñas, y su ministerio fue tan exitoso que tuvieron que construir un edificio con capacidad para trescientos niños huérfanos. En ocasiones, su esposa y él no tenían con qué dar de comer a los niños que albergaban, pero vez tras vez vieron cómo Dios proveía para las necesidades básicas de todos. Con el tiempo llegaron a dirigir cinco orfanatos en los que vivían más de dos mil niños. Es increíble cómo obra Dios en el ser humano. Puede convertir a un delincuente en una persona comprometida con el que sufre, entregada a la lectura de la Biblia y la oración y dispuesta a compartir el amor de Cristo.

Todas tenemos algo en nuestro pasado, en nuestro presente o en nuestro carácter de lo cual Dios quiere liberarnos. Él quiere transformar nuestra vida. ¿Nos dejaremos moldear por él? ¿Le permitiremos a su Espíritu Santo obrar en nosotras sus frutos?

«El fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas» (Gál. 5:22,23, NVI). «Hagan, pues, morir todo lo que hay de terrenal en ustedes: que nadie cometa inmoralidades sexuales, ni haga cosas impuras, ni siga sus pasiones y malos deseos. […] Puesto que ya se han despojado de lo que antes eran y de las cosas que antes hacían, y se han revestido de la nueva naturaleza: la del nuevo hombre, que se va renovando a imagen de Dios, su Creador, para llegar a conocerlo plenamente» (Col. 3:5-10). Amén.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*