23 de septiembre | La maravillosa gracia de Dios | Elena G. de White | Hablad de su poder

La gloria de tu reino digan, y hablen de tu poder. Salmos 145:11.

Si todos los cristianos se asociaran, hablando entre ellos del amor de Dios y de las preciosas verdades de la redención, su corazón se robustecería y se edificarían mutuamente. Aprendamos diariamente más de nuestro Padre celestial, obteniendo una nueva experiencia de su gracia, y entonces desearemos hablar de su amor; así nuestro propio corazón se encenderá y reanimará. Si pensáramos y habláramos más de Jesús y menos de nosotros mismos, tendríamos mucho más de su presencia.
Si tan sólo pensáramos en él tantas veces como tenemos pruebas de su cuidado por nosotros, lo tendríamos siempre presente en nuestros pensamientos y nos deleitaríamos en hablar de él y en alabarle. Hablamos de las cosas temporales porque tenemos interés en ellas. Hablamos de nuestros amigos porque los amamos; nuestras tristezas y alegrías están ligadas con ellos. Sin embargo, tenemos razones infinitamente mayores para amar a Dios que para amar a nuestros amigos terrenales, y debería ser la cosa más natural del mundo tenerlo como el primero en todos nuestros pensamientos, hablar de su bondad y alabar su poder.—El Camino a Cristo, 102, 103.
Los que estudian la Palabra de Dios y día tras día reciben la enseñanza de Cristo, llevan el sello de los principios celestiales. Una influencia elevada y santa mana de ellos. Una atmósfera servicial rodea sus almas. Los principios puros, santos y elevados que siguen los capacitan para dar un testimonio viviente del poder de la gracia divina.—En Lugares Celestiales, 313.
Cristo desea que sus seguidores sean como él, porque desea estar correctamente representado en el círculo familiar, en la iglesia y en el mundo… Hemos de aceptar a Cristo como nuestra eficiencia, nuestra fortaleza, a fin de que podamos manifestar su carácter al mundo. Esa es la obra que descansa sobre nosotros como cristianos. Hemos de testificar del poder de la gracia celestial…
Dios desea que sus hijos e hijas revelen ante la sinagoga de Satanás, ante el universo celestial, ante el mundo, el poder de su gracia para que los hombres y los ángeles sepan que Cristo no murió en vano. Mostremos al mundo que tenemos poder de lo alto.—Ibid. 323.

DEVOCIONAL LA MARAVILLOSA GRACIA DE DIOS
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*