23 de noviembre | Ser Semejante a Jesús | Elena G. de White | Podemos recibir la gracia ilimitada de Dios para hacer el bien

Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan? Mateo 7:11.

Todos estamos bajo la obligación de negarnos diariamente por causa de Cristo.
Dice Jesús: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame… Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo” Lucas 9:23; 14:27.
Mientras invoquemos a Dios a cada paso, suplicando la sabiduría divina mientras avanzamos, buscando luz y gracia para que en todas y cada una de las circunstancias hagamos a otros como quisiéramos que nos hicieran si estuviéramos en su lugar, sentiremos la necesidad de cumplir la anchura y la profundidad de los requerimientos de la santa ley de Dios. De esa manera perderemos de vista el yo y miraremos a Jesús, el Autor y Consumador de nuestra fe; echaremos los fundamentos de las obras de misericordia, benevolencia, compasión y amor que se comparan al oro, la plata y las piedras preciosas, que el fuego del último día no podrá consumir.
El Señor Jesús es nuestra eficiencia en todo; su Espíritu ha de ser nuestra inspiración; y al ponernos en sus manos para ser conductos de luz, nuestros medios para hacer el bien nunca se agotarán, porque las fuentes del poder de
Cristo están a nuestras órdenes. Podemos aprovechar su plenitud y recibir la gracia que no tiene límite. El Capitán de nuestra salvación quiere enseñarnos a cada paso que hay un poder omnipotente que está a disposición de la fe viva. Dice Jesús: “Separados de mí nada podéis hacer”; pero de nuevo declara que “aun mayores hará, porque yo voy al Padre” Juan 15:5; 14:12.
Debemos orar sin cesar. Al suplicar al trono de la gracia en el nombre de Cristo, la promesa es segura: “Todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará. Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido”. Juan 16:23, 24. Cuando hacen de Dios su confianza, cuando claman a él con todo su corazón, lo encontrarán. “Entonces invocarás, y te oirá Jehová; clamarás, y dirá él: Heme aquí”. Isaías 58:9.—The Review and Herald, 30 de octubre de 1894.

DEVOCIONAL: SER SEMEJANTE A JESÚS
Elena G. de White

Loading...
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*