23 de noviembre 2019 | Devoción Matutina para Adultos | Días comunes

“Apacentando Moisés las ovejas de Jetro su suegro, sacerdote de Madián, llevó las ovejas a través del desierto, y llegó hasta Horeb, monte de Dios” (Éxodo 3:1).

Hasta el momento de su encuentro con Dios en el monte Horeb, Moisés estaba viviendo un día normal, como tantos otros. Ningún ángel le había tocado el hombro cuando se estaba calzando las sandalias y le había dicho: “Prepárate, porque hoy tú entrarás en la historia. Estate atento, ¡porque Dios va a hacer maravillas!” ¡Nada de eso! Moisés apacentaba el rebaño del suegro, una ocupación normal que ejecutaba como parte de su trabajo diario. Moisés estaba solamente siendo fiel en sus responsabilidades.

¡Qué contraste con nuestros días, cuando estamos dominados por el concepto del show! Presionados por novedades, buscamos hacer cosas diferentes, creativas, innovadoras: nuevos abordajes, nuevos intentos, nuevos métodos, nuevos lenguajes. Queremos ser y hacer algo único, salir de la rutina, presentar nuevas estrategias, sugerir nuevos escenarios, crear emprendimientos actuales y sorprendentes.

El encuentro de Dios con Moisés nos enseña que acostumbra hablar con las personas en la normalidad de la vida. Él actúa sin anunciarlo en diarios, radios, revistas, televisión o Internet. Tampoco envía mensajes previos por WhatsApp, Facebook o Instagram. Dios acostumbra comunicarse con nosotros cuando estamos realizando nuestras tareas diarias, arreglando la oficina, limpiando el auto, lavando la loza en la cocina, leyendo un libro; en la caminata matinal o en el momento de tu reflexión personal.

Por eso, no esperes vivir un día espectacular o sentir una gran emoción. No aguardes la maravillosa visión de un gran y sublime trono. No siempre es así; casi nunca es así.

En realidad, Dios está en busca de gente común para realizar una obra extraordinaria. Por eso, quiere encontrarnos en el fiel cumplimiento de nuestras actividades diarias. En medio de esos momentos, Dios quiere encargarnos mensajes celestiales poderosos, que transformarán la vida de aquellos a quienes les transmitamos sus recados.

En un día común, Dios habló con Moisés. En cualquier momento de este día, en medio de tu rutina, el Señor también puede hablar contigo. Entonces, asegúrate de estar preparado para escuchar su voz, atender sus orientaciones y cumplir la misión que él te dé.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2019

NUESTRA ESPERANZA

Erton Kohler

Lecturas devocionales para Adultos 2019

Loading...
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*