23 de julio | Devocional: Una religión radiante | Llenos del Espíritu Santo

«Y los discípulos estaban llenos de gozo y del Espíritu Santo». Hechos 13: 52

El Espíritu Santo es el aliento de la vida espiritual. La concesión del Espíritu es la concesión de la vida de Cristo.— El Deseado de todas las gentes, cap. 84, p. 761.

Tan pronto como acudimos a Cristo nace en nuestro corazón un vivo deseo de dar a conocer a los demás cuán precioso amigo hemos encontrado en el Señor Jesús. La verdad salvadora y santificadora no puede permanecer confinada en el corazón. Si estamos revestidos de la justicia de Cristo y rebosamos de gozo por la presencia de su Espíritu, no podremos quedamos callados. Si hemos probado y visto que «el Señor es bueno, su bondad perdura por siempre» (Sal. 100: 5, LPH), tendremos mucho que compartir con los demás. Como Felipe cuando encontró al Salvador, invitaremos a otros a que se acerquen a él, procurando presentarles los atractivos de Cristo y de las realidades invisibles del mundo venidero. Nuestro anhelo será seguir en la senda que Jesús recorrió, y nuestro deseo, que quienes nos rodean puedan conocer al «Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo» (Juan 1: 29).

El esfuerzo por hacer bien a los demás redundará en bendiciones para nosotros mismos. Y ese era el propósito de Dios al atribuimos una parte en el plan de redención. El concedió a los seres humanos el privilegio de ser hechos «participantes de la naturaleza divina» (2 Ped. 1: 4) y de difundir a su vez bendiciones para sus prójimos. Este es el honor más alto y el gozo mayor que Dios puede conferir a los seres humanos.— El camino a Cristo, cap. 9, pp. 115-117.

«Así Dios nos ha entregado sus preciosas y magníficas promesas para que ustedes; luego de escapar de la corrupción que hay en el mundo debido a los malos deseos, lleguen a tener parte en la naturaleza dwina». 2 Pedro 1: 4, NVI

 

MI RELEXIÓN PERSONAL

__________________________________

__________________________________

DEVOCIONAL ADVENTISTA

UNA RELIGIÓN RADIANTE

Reflexiones diarias para una vida cristana feliz

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*