23 de enero | Devocional: La maravillosa gracia de Dios | Una coraza de seguridad

Y vestidos con la coraza de justicia. Efesios 6:14.

Debemos cubrirnos con cada pieza de la armadura, y entonces permanecer firmes. El Señor nos ha honrado eligiéndonos como soldados suyos. Combatamos valientemente por él, poniéndonos de parte de lo recto en toda circunstancia… Revestíos de esa justicia divinamente protegida, como coraza que todos tenemos el privilegio de usar. Protegerá vuestra vida espiritual.—The S.D.A. Bible Commentary 6:1119.

Se ha hecho amplia provisión para todos aquellos que sincera, ferviente y concienzudamente se dedican a la tarea de perfeccionar la santidad en el temor de Dios. Fortaleza, gracia y gloria han sido provistas por medio de Cristo, que serán traídas por los ángeles ministradores a los herederos de salvación. Nadie es tan abyecto, tan corrompido y tan vil, que no pueda encontrar en Jesús, que murió por él, fortaleza, pureza y justicia, si quiere abandonar sus pecados, si quiere poner fin a su conducta inicua, y volverse con pleno propósito de corazón al Dios viviente. El aguarda para despojarlos de sus ropajes, manchados y contaminados por el pecado, y para revestirlos de los mantos de justicia, blancos y resplandecientes.—Testimonies for the Church 2:453.

Los que son verdaderamente justos y con sinceridad aman y temen a Dios, lucen el manto de la justicia de Cristo tanto en la prosperidad como en la adversidad. La abnegación, el sacrificio propio, la benevolencia, la bondad, el amor, la paciencia, la fortaleza y la confianza cristiana son los frutos cotidianos que llevan aquellos que están realmente vinculados con Dios. Sus actos pueden no ser publicados al mundo, pero ellos están luchando todos los días contra el mal, ganando preciosas victorias contra la tentación y el error.—Edificación del Carácter y Formación de la Personalidad, 13.

Todos los que se hayan revestido del manto de la justicia de Cristo subsistirán delante de él como escogidos fieles y veraces. Satanás no puede arrancarlos de la mano de Cristo. Este no dejará que una sola alma que con arrepentimiento y fe haya pedido su protección caiga bajo el poder del enemigo.—La Historia de Profetas y Reyes, 431.

========================

DEVOCIONAL

LA MARAVILLOSA GRACIA DE DIOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*