23 de enero 2021 | Devoción Matutina para Adultos 2021 | Sanguijuela chupasangre

“Ni plata ni oro ni vestido de nadie he codiciado” (Hechos 20:32).

SON CONOCIDOS popularmente como sanguijuelas o parásitos chupasangre. Son elásticos y flexibles. Son depredadores y se alimentan de gusanos y larvas, entre otros. Ciertas especies se alimentan de la sangre. ¿Cómo lo hacen? Se adhieren al organismo y con las mandíbulas cortan la piel de sus presas hasta que sangran. Luego, con la ventosa posterior succionan la sangre al mismo tiempo que liberan un anestésico que evita el dolor, para que la víctima no sienta nada; un vasodilatador, para que las venas cercanas al corte liberen mayor cantidad de sangre; y un anticoagulante. La cantidad de sangre que succionan no es peligrosa ni para un niño, y no transmiten enfermedades.

La codicia actúa como una sanguijuela chupasangre. Salomón dice que “la sanguijuela tiene dos hijas que dicen: ¡Dame! ¡Dame!” (Prov. 30:15). En otras palabras, la codicia solo puede producir más codicia. Los que pretenden las posesiones de otros nunca se satisfacen.

Como la sanguijuela que succiona sangre de todo aquel a quien se le adhiere, así hace la codicia: siempre va a querer más y más de los demás.

El diccionario define la codicia como un deseo vehemente de poseer muchas cosas, especialmente riquezas o bienes. En este sentido, en la lengua original del Nuevo Testamento significa “deseo de tener más”, es decir, un deseo ingobernable de consumir y controlar lo que otros tienen, para poseer más de lo que ya tenemos.

Pablo fue acusado de avaricia, dando a entender que su pasión por la evangelización escondía el interés por los bienes materiales de los conversos. Él tenía derecho de pedir donativos por sus labores, pero no lo hizo. Con su notable influencia sobre la gente, podría haber conseguido beneficios materiales y enriquecerse. Pero él sabía vivir modestamente y tener abundancia; sabía contentarse, cualquiera que fuera su situación. Nunca obtuvo ganancia de los corintios ni dádivas de los filipenses; él mismo se sostenía trabajado con sus manos, sin permitir que lo sostuvieran.

El mismo Pablo pone en claro, que “raíz de todos los males es el amor al dinero” (1 Tim. 6:10). Por eso la codicia está condenada por el propio Decálogo. “La avaricia es un pozo sin fondo que agota a la persona en un esfuerzo interminable por satisfacer sus necesidades sin llegar nunca a conseguirlo”, declaró Erich Fromm. Pablo buscó desarraigar de los corazones la codicia, mirando el sacrificio que Cristo ha hecho por todos.

Es necesario prevenir el gran mal de la codicia. Y si ya estamos afectados procuremos la cura, porque “por medio de su experiencia y ejemplo manifestarán que la gracia de Cristo tiene poder para vencer la codicia y la avaricia; y la persona que somete a Dios los bienes que le han sido confiados será reconocida como un mayordomo fiel, y podrá demostrar ante otros que cada peso que posee lleva la marca y el sello de Dios”

(Consejos sobre mayordomía cristiana, p. 21).

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2021



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*