22 de Octubre | Una religión radiante | Elena G. de White | La alegría del arrepentido

«El que los escucha a ustedes, me escucha a mí. El que los rechaza a ustedes, me rechaza a mí;y el que me rechaza a mi, rechaza al que me envió. Cuando los setenta y dos volvieron, estaban muy contentos y decían: “Señor, en tu nombre, ¡hasta los demonios se nos sujetan!”». Lucas 10: 16-17, KVC

COMO LOS DOCE APÓSTOLES, los setenta discípulos a quienes Cristo envió después, recibieron dones sobrenaturales como sello de su misión. Cuando terminaron su obra, volvieron con gozo, diciendo: «“¡Señor, basta los demonios se nos sujetan en tu nombre!”. Les dijo: “Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo”» (Luc. 10: 17-18). En el futuro, los seguidores de Cristo tenían que considerar a Satanás como a un enemigo vencido. En la cruz, Cristo iba a obtener la victoria para ellos, y deseaba que hicieran suya esa victoria. «Les he dado autoridad a ustedes —dijo él—para pisotear serpientes y escorpiones y vencer todo el poder del enemigo; nada les podrá hacer daño» (Luc. 10: 19, NVI). […] Es verdad que Satanás es un ser poderoso, pero gracias a Dios tenemos un Salvador más poderoso que arrojó del cielo al maligno. Satanás se goza cuando engrandecemos su poder. ¿Por qué no hablamos de Jesús? ¿Por qué no magnificamos su poder y su amor?— El ministerio de curación, cap. 5, pp. 51-52.
«En aquel momento, jesús, lleno de alegría por el Espíritu Santo, dijo: “Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has mostrado a los sencillos las cosas que escondiste de los sabios y entendidos.
Sí, Padre, porque así lo has querido”». Lucas 10: 21, DHH

DEVOCIONAL ADVENTISTA
UNA RELIGIÓN RADIANTE
Reflexiones diarias para una vida cristiana feliz
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*