22 de noviembre | Devocional: Alza tus ojos | Dios y su creación

Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos, y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca… Porque él dijo, y fue hecho; El mandó, y existió. Salmos 33:6,9.

Necesitamos estar más tiempo a solas en audiencia con Dios. Necesitamos vigilar nuestros propios pensamientos. Estamos viviendo, sin lugar a dudas, entre los peligros de los últimos días. Debemos caminar ante Dios mansamente, con profunda humildad, porque sólo los que así proceden serán exaltados.

Oh, cuán poco puede comprender el hombre la perfección de Dios, su omnipresencia unida a su poder omnipotente. El artista humano recibe su inteligencia de Dios. Sólo puede modelar su obra en cualquier línea y llevarla hacia la perfección, con materiales ya preparados para esa realización. Con su poder finito no hubiera podido crear y hacer los materiales que necesita, si el gran Arquitecto no hubiera estado antes que él, poniendo primero en su imaginación el diseño que quiere realizar.

El Señor Dios manda que las cosas existan. Fue el primer diseñador. No depende del hombre, pero generosamente atrae su atención y coopera con él para lograr diseños más elevados y más perfectos. Entonces los hombres se adjudican toda la gloria a sí mismos, y sus congéneres los exaltan como si fueran genios notables. No miran más allá de los hombres. Olvidan la única Causa primera…

A medida que nuestro conocimiento de Dios aumenta, tendremos una mejor evaluación de nosotros mismos. Reconoceremos la debilidad y la ignorancia de la humanidad…

Temo que tengamos ideas demasiado comunes y corrientes. “He aquí que los cielos, los cielos de los cielos, no te pueden contener”. 1 Reyes 8:27. Nadie se aventure a limitar el poder del Santo de Israel. Existen conjeturas e incógnitas con respecto a la obra de Dios. “Quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es”. Éxodo 3:5…

En la formación de nuestro mundo Dios no estuvo sujeto a sustancia o materia preexistentes. “De modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía”. Hebreos 11:3. Por el contrario, todas las cosas, materiales o espirituales, aparecieron por la voz del Señor Jehová, y fueron creadas para cumplir los propósitos de El. Los cielos y toda su hueste, la tierra y todas las cosas que en ella hay, no son sólo obra de su mano; llegaron a la existencia por el aliento de su boca.

El Señor había dado evidencia de que por su poder podía disolver en un momento toda la estructura de la naturaleza. Puede dar vuelta las cosas y destruir lo que el hombre ha construido de la manera más firme y sólida… En los incendios, en las inundaciones, en los terremotos, en la furia del profundo abismo, en las calamidades del mar y de la tierra, el Espíritu advierte que Dios no siempre contenderá con el hombre.—Manuscrito 127, del 22 de noviembre de 1897, sin título.

========================

DEVOCIONAL: ALZA TUS OJOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*