22 de noviembre 2020 | Devoción Matutina para Jóvenes | Chou En-Lai

Efectivamente, el “momento preciso” es ahora. Hoy es el día de salvación. 2 Corintios 6:2.

El 11 de abril de 1927, un mensajero corría por las angostas calles de Shanghai con zapatos de suelas blandas. Llegó a la casa donde Chou En-Lai dormía. Le susurró algo al guardia en la puerta, y desapareció tan silenciosamente como había llegado.

-¡Señor, despierte! -dijo el guardia en voz baja-. Señor, el general lo ha traicionado. ¡Debe huir!

Chou salió en la oscuridad de la noche y comenzó a correr. Se mantenía entre las sombras, mientras se dirigía a la salida de la ciudad con la esperanza de esconderse en el campo. Fue capturado antes del amanecer.

Aunque Chou dio un nombre falso, estaba seguro de que el comandante lo había reconocido, puesto que Chou había sido profesor del hermano del comandante en la Academia Whampoa. Hubo una chispa de duda en los ojos del comandante, pero no dijo nada.

Esa noche lo despertaron manos ásperas que lo sacudían. Sentía el golpeteo acelerado del corazón mientras trataba de reconocer al hombre que había venido por él. Estaba muy oscuro para poder identificarlo.

-¿Quién eres? -preguntó Chou.

-No importa. Sígame de inmediato. Rápido -le respondió la voz casi susurrándole.

Cuando hubo llegado afuera, a la luz de la pálida luna Chou reconoció a su exalumno, hermano del comandante que lo había interrogado. Se dirigieron rápidamente a una entrada lateral de la prisión, donde dos guardias, intencionalmente miraron a otro lado mientras los dos fugitivos salían por la puerta. Chou tomó a su benefactor de la mano para expresarle su agradecimiento.

-Debe abandonar la ciudad esta noche, porque hay avisos en todas partes ofreciendo una recompensa por su captura -le advirtió su discípulo-. Viaje solo por las noches y no use su nombre. ¡Váyase ahora! No hay tiempo que perder.

Puede ser que no estemos de acuerdo con muchas de las elecciones que hizo Chou En-Lai, pero sabemos que si hubiera ignorado las advertencias, nunca habría llegado a ser el primer ministro de China. El versículo de hoy contiene una advertencia que es aún más importante. Jesús te ofrece una vía de escape. Está en juego tu destino eterno. Es peligroso demorarse. Mañana podría ser demasiado tarde.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*