22 de noviembre 2019 | Devoción Matutina para Jóvenes | Conversión – 2

 

Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado. Mateo 3:2.

 

Los judíos soñaban con el Mesías: Cristo lo fue. Soñaban con la extensión de su reino en todo el mundo: Cristo vino a anunciar ese reino. Pero habían olvidado que el reino de Dios tiene dos etapas: la gracia y la gloria. La etapa de la gracia se desarrolla en el ámbito terrenal. Dios mismo se hizo Hombre y modeló el hombre ideal. Fue Maestro y predicó un reino espiritual. Fue santo, y esparció en la tierra la atmósfera del cielo, la del amor. Fundó una iglesia sin fronteras nacionales o raciales para hermanar a los hombres. Y luego, el “Cordero de Dios” (Juan 1:29) cargó su cruz y se ofreció en sacrificio. Aquel a quien habían representado los corderos en el templo ofreció su vida en expiación del pecado (Isa. 53:3-5).

Pero los judíos ya no entendían el significado de tales sacrificios. Igual que los paganos, creían que Jehová se enojaba con su pueblo transgresor, y que la sangre de los sacrificios calmaba su ira. Cuando Cristo se proclamó el Mesías, y tres años después murió en la cruz, los judíos lo consideraron impostor. El verdadero Mesías no muere, más bien debe reinar sobre toda ¡a tierra, aquí y ahora —pensaban.

Al tercer día Jesús resucitó y fue glorificado. Ascendió al cielo y fue investido Sumo Pontífice, ministerio que desempeñará hasta el fin del tiempo de intercesión en favor del pecador. Cuando termine ese plazo y Cristo venga por su pueblo, el reino de gracia dará lugar al reino de gloria.

En el reino de gracia los cristianos viven por fe, creyendo en Dios sin verlo. En el reino de gracia el creyente es librado de la condenación del pecado, y durante el resto de su vida es liberado del dominio del pecado. Pero aunque fiel, no ha sido librado de la presencia del pecado en su naturaleza.

Cuando Cristo venga, la iglesia será trasladada al cielo y entrará en el reino de gloria. Los redimidos serán librados de la presencia del pecado, y vivirán con Dios durante mil años en el cielo. Al fin de ese período, el reino de Dios se establecerá en la Tierra. Jerusalén será su capital, Jesucristo su gobernante, y los santos vivirán en armonía.

Entra en el reino de gracia y espera el reino de gloria.

 

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2019

VOLANDO ALTO – VALORES

Lecturas devocionales para Jóvenes 2019

Loading...
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*