22 de mayo | Devocional: Recibiréis Poder | Viaja con los misioneros

Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron. Ellos, entonces, enviados por el Espíritu Santo, descendieron a Seleucia, y de allí navegaron a Chipre. Hechos 13:2-4.

¡Oh, cuánto necesitamos de la presencia divina! En nuestras oraciones debemos implorar a Dios por el bautismo del Espíritu Santo. Las congregaciones deberían juntarse especialmente con el propósito de pedirle a Dios que les ayude y conceda sabiduría celestial, a fin de que el pueblo de Dios pueda saber cómo planificar y ejecutar la obra. La feligresía debería orar especialmente para que el Señor escoja a sus agentes y bautice con el Espíritu Santo a sus misioneros.

Durante diez días los discípulos oraron antes de recibir la bendición pentecostal. Necesitaron todo ese tiempo hasta llegar a comprender lo que significa rogar con eficacia, cómo acercarse a Dios, confesar sus pecados y humillarse delante de él, y de qué modo contemplar a Jesús por medio de la fe para ser transformados a su imagen. Cuando recibieron la bendición, el Espíritu Santo llenó todo el lugar de la reunión, e investidos de su poder salieron para realizar una obra efectiva en favor del Maestro.

Deberíamos orar por su descenso con el mismo fervor con que lo hicieron los discípulos en el día del Pentecostés. Si en su tiempo era necesario, hoy lo necesitamos mucho más. Las tinieblas morales cubren la tierra como una mortaja fúnebre. Todas las expresiones del engaño, tales como las doctrinas falsas, las herejías y artimañas satánicas, están confundiendo la mente de la gente. Sin la presencia del Espíritu y el poder de Dios, será en vano nuestra obra de presentar la verdad a la gente. Necesitamos tener el Espíritu Santo para que nos sostenga en este conflicto, “porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”. Efesios 6:12.

Mientras esperamos y confiamos en Dios será imposible que nos derriben. Que cada uno de nosotros, ministros y feligreses, podamos decir con Pablo: “Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire” (1 Corintios 9:26), sino con una fe y esperanza santa, ansiosos de conquistar la corona. —The Home Missionary, 1 de noviembre de 1893.

========================

DEVOCIONAL: RECIBIRÉIS PODER

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*