22 de mayo | Devocional: Alza tus ojos | Dios en la naturaleza

Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Romanos 1:20.

No veo razón alguna por la cual se deba exaltar y confiar en las opiniones de los eruditos y de los así llamados grandes hombres. Los que están en relación con el Dios infinito son los únicos que usan apropiadamente su conocimiento o el talento que les ha sido confiado por el omnisciente Creador. En verdad, ningún hombre puede destacarse en conocimiento e influencia a menos que esté conectado con el Dios de sabiduría y poder.

La evidencia real de un Dios viviente no está meramente en las teorías; está en la convicción que Dios pone en nuestros corazones, iluminada y explicada por sus palabras. Es el poder viviente en sus obras creadas y percibidas por el ojo santificado. La preciosa fe inspirada por Dios da fortaleza y nobleza de carácter. Las facultades naturales son incrementadas por medio de una obediencia santa. Todas las filosofías de naturaleza humana, en las que Dios no ha sido reconocido como el todo y en todo, han conducido a confusión y vergüenza. La vida que vivimos por la fe en el Hijo de Dios, consiste en una serie de triunfos, no siempre percibidos y comprendidos por los interesados, pero cuyos resultados se proyectan hacia el futuro, donde veremos y conoceremos como somos conocidos.

Los más profundos intelectos del mundo, cuando no están iluminados por la Palabra de Dios, se desorientan y aturden mientras tratan de investigar los asuntos de la ciencia y la revelación. El Creador y sus obras están más allá de la comprensión finita, y los hombres concluyen que la Biblia no es una historia fidedigna porque no pueden explicar las obras y los caminos de Dios a partir de causas naturales. Muchos están tan determinados a excluir a Dios del ejercicio de su voluntad y poder soberanos en el orden establecido del Universo, que degradan al hombre, la más noble de sus criaturas. Las teorías y las especulaciones de la filosofía tratan de hacemos creer que el ser humano llegó a la existencia mediante un proceso lento, no simplemente de un estado salvaje, sino a partir de la forma más baja de la creación animal. Destruyen la dignidad del hombre porque no quieren admitir el poder ni la gracia de Dios.

El Señor ha iluminado los intelectos humanos y ha derramado un torrente de luz sobre el mundo mediante descubrimientos de la técnica y la ciencia. Pero quienes los contemplan simplemente desde una perspectiva humana, llegarán con toda seguridad a conclusiones erróneas. Las espinas del error, del escepticismo y de la incredulidad se disimulan al ser cubiertas con los ropajes de la filosofía y de la ciencia. Es Satanás quien ha inventado esta ingeniosa manera de apartar a las almas del Dios viviente, separándolas de la verdad y de la religión. Es él quien exalta a la naturaleza por encima del Creador de la naturaleza.—Manuscrito 4, del 22 de mayo de 1899, “Dios en la naturaleza”.

========================

DEVOCIONAL

ALZA TUS OJOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*