22 de junio | Devocional: Nuestra Elevada Vocación | Honrados sean los pacificadores

Bienaventurados los pacificadores: porque ellos serán llamados hijos de Dios. Mateo 5:9.

¡Pacificadores! Qué tesoro es el pacificador en la familia; qué bendición en la iglesia. Los pacificadores pueden ser tentados, pero su vida está oculta con Cristo en Dios. Ellos contemplan a Jesús, copian su modelo. … Reciben la paz que Cristo da. …
La verdadera naturaleza de nuestra religión, no se encuentra en la posición que ocupamos, sino en el espíritu suave, en la mansedumbre y en la paz que manifestamos. Nuestra religión se manifiesta en el círculo del hogar, mediante la atmósfera que rodea el alma y que proporciona felicidad a la familia. …
Los verdaderos cristianos no … hablarán de una manera trivial. En el círculo familiar del hogar harán servicios de amor y manifestarán una cortesía cristiana. Estos servicios pueden parecer cosas comunes, pero el universo del cielo se interesará en la conducta consecuente de aquellos que procuran beneficiar a otros. …
Es no sólo nuestro privilegio, sino nuestro deber, cultivar la mansedumbre, para que la paz de Cristo esté en el corazón, y como pacificadores y seguidores de Cristo sembrar una preciosa semilla, que producirá una cosecha para la vida eterna. Los profesos seguidores de Cristo pueden poseer muchas cualidades buenas y útiles; pero su carácter queda muy deformado por un temperamento falto de bondad, displicente y juzgador. El esposo o la esposa que abriga sospecha y desconfianza, crea disensión y dificultades en el hogar. Ninguno de ellos debiera reservar sus palabras amables y sonrisas únicamente para los extraños, y manifestar irritabilidad en el hogar, destruyendo así la paz y la alegría. …
Únicamente la semejanza con Cristo puesta en práctica puede hacer que una persona sea pacificadora en el hogar, en la iglesia, en el vecindario y en el mundo. La religión es una santificación práctica. … La verdadera cualidad de la religión es medida por la manera por la cual cada miembro de la familia cumple sus deberes hacia sus asociados. … Aprended la lección preciosa de ser pacificadores en la vida de vuestro hogar.—Carta 34, 1894.

DEVOCIONAL: NUESTRA ELEVADA VOCACIÓN
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*