22 de enero | Devocional: Una religión radiante | Sublime misericordia divina

«Cólmanos de tu amor por la mañana, para que cantemos alegres toda la vida». Salmo 90: 14, LPH

DIOS ENTIENDE NUESTRAS DEBILIDADES y tentaciones; y cuando acudimos a él con corazones quebrantados y espíritus contritos, él acepta nuestro arrepentimiento, y promete que, mientras nos aferremos a su fuerza para hacer las paces con él, haremos paz con él: ¡Qué inmensa gratitud, qué gozo debiéramos sentir porque Dios es misericordioso!— Testimonios para la iglesia, t. 3, p. 265.
No debe ser difícil recordar que el Señor desea que depositemos nuestros problemas y preocupaciones a sus pies, y que los dejemos allí. Vayamos a él, diciendo: «Señor, mis cargas son demasiado pesadas para que yo las lleve. ¿Quieres llevarlas por mil». Y él contestará: «Yo las llevaré. “Con misericordia eterna tendré compasión de ti” (Isa. 54: 8). Yo cargaré con tus pecados, y te daré paz. No sigas disminuyendo tu autoestima; porque te he adquirido al precio de mi propia sangre. Eres mío. Yo fortaleceré tu debilitada voluntad. Tu remordimiento por el pecado yo te lo quitaré».
«Yo, y nadie más, soy el que borra tus rebeliones, porque así soy yo, y no volveré a acordarme de tus pecados. Refréscame la memoria. Entremos en juicio al mismo tiempo. Toma la palabra y defiéndete» (Isa. 43: 25-26, RVC). «Yo no hablo en secreto ni en lugares oscuros de la tierra. Yo no digo a los descendientes de Jacob: “Búsquenme donde no hay nada”. Yo, el Señor, hablo la verdad, digo lo que es justo» (Isa. 45: 19, DHH). «Vengan a mí, que yo los salvaré, pueblos del extremo de la tierra, pues yo soy Dios, y no hay otro» (Isa. 45: 22. DHH). Respondamos a los llamados de la misericordia de Dios, y digamos: «Confiaré en el Señor y seré confortado. Alabaré al Señor; porque su ira se ha disipado. Me regocijaré en Dios, quien da la victoria».— Testimonios para los ministros, cap. 18, p. 529.

Mi reflexión personal
__________________________
__________________________
__________________________

UNA RELIGIÓN RADIANTE
Reflexiones diarias para una vida cristana feliz
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*