22 de enero 2019 | Devoción Matutina para Adolescentes | Un mercado extraño

Las tentaciones que enfrentan en su vida no son distintas de las que otros atraviesan. Y Dios es fiel; no permitirá que la tentación sea mayor de lo que puedan soportar. Cuando sean tentados, él les mostrará una salida, para que puedan resistir. 1 Corintios 10:13, NTV.

Hong Kong es una ciudad única. Mi esposa y yo teníamos un poquito de tiempo para explorar la ciudad, así que había preparado una lista de lugares que podíamos visitar. Uno de ellos era bastante interesante y diferente de cualquier otra cosa que hubiera visto alguna vez. Seguimos algunas indicaciones y llegamos al Mercado de Pájaros de Hong Kong, en Kowloon. Me imaginé que sería una calle con algunos negocios de pájaros, pero estaba muy equivocado. ¡Había docenas de puestos de venta de pájaros! Trata de imaginar por un momento el ruido ambiental de esa calle. Había pájaros diminutos, pájaros grandes, pájaros blancos, pájaros coloridos, pájaros silenciosos, pájaros escandalosos, pájaros bastante pacíficos, y pájaros que no dejaban de revolotear. Cada negocio estaba repleto, de suelo a techo, de jaula tras jaula, cada una con un pájaro en ella. ¡Había tantos pájaros allí! A los chinos siempre les ha gustado tener pájaros como mascotas.

Lo que me pareció interesante es que cerca de allí hay un parque al que van los ancianos con sus pájaros en sus jaulas, y los sacan a “pasear”, así como llevarías a tu perro a dar un paseo por la plaza. Es obvio que no puedes ponerle una correa a un pájaro, y es demasiado arriesgado sacar a los pájaros de sus jaulas para que puedan estirar sus alas, pues probablemente nunca volverán. Muchos de esos pájaros han vivido en cautividad toda su vida, así que ni siquiera saben que son cautivos.

Satanás quiere que nosotros también vivamos como cautivos; y también espera que no lo notemos. Quiere tentarnos a quedar enganchados en el pecado. Piensa que si puede hacer que probemos algo, quizá quedaremos atrapados y adictos. Las drogas, los cigarrillos y el alcohol son algunos ejemplos de cosas destructivas y adictivas. No caigas en las trampas de Satanás; de lo contrario, puedes terminar atrapado en su jaula, adicto a hábitos destructivos. Si ya sabes que algo es destructivo, no le des una oportunidad diciendo que lo probarás. ¡Pídele a Dios que te ayude a permanecer muy lejos de la tentación!

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2018

PASAPORTE A LA AVENTURA

Rich Aguilera

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2019

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*