22 de diciembre | Una religión radiante | Elena G. de White | Solo habrá alegría y canto

«Florecerá profusamente y también se alegrará y cantará con júbilo; la gloria del Líbano le será dada, la hermosura del Carmelo y de Sarán. Ellos verán la gloria de Jehová, el esplendor del Dios nuestro». Isaías 35: 2

COSAS QUE 0J0 NO VIO NI OlDO OYÓ ni han subido al corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para los que lo aman» (1 Cor. 2: 9). Unicamente por medio del estudio de su Palabra podemos llegar a conocer todo eso, y a pesar de ello nuestro conocimiento siempre será limitado. […]

Cuando se descorra el velo que oscurece nuestra vista, y nuestros ojos contemplen ese mundo de belleza del cual ahora tenemos apenas vislumbres por medio del microscopio! ¡Cuando contemplemos las glorias de los cielos que ahora solo podemos entreverlas por medio del telescopio! ¡Cuando, borrada la mancha del pecado, toda la tierra aparezca en «la hermosura de Jehová» (Sal. 27: 4) nuestro Dios! Allí el estudioso de la ciencia podrá estudiar a fondo la creación sin ni el más mínimo vestigio del mal. Escuchará las melodiosas voces de la naturaleza y no oirá ninguna nota de llanto ni grito de dolor. En todo lo creado encontrará nuevos conocimientos, en el vasto universo contemplará el nombre de Dios impreso en grandes caracteres, y ni en la tierra, ni en el mar, ni en el cielo quedará ningún vestigio del mal —La educación, cap. 35, pp. 271, 273.

«Ahora vemos de manera indirecta; como en un espejo,y borrosamente; pero un día veremos cara a cara. Mi conocimiento es ahora imperfecto, pero un día conoceré a Dios como él me ha conocido siempre a mí».

1 Corintios 13: 12, DHH

 

DEVOCIONAL ADVENTISTA

UNA RELIGIÓN RADIANTE

Reflexiones diarias para una vida cristiana feliz

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*