22 de diciembre 2020 | Devoción Matutina para Adolescentes 2020 | Anónimo

“La gente se preocupa mucho por lo que come entre Navidad y Año nuevo, cuando en realidad debería preocuparse por lo que come entre Año nuevo y Navidad”.

UNA IDEA GENIAL PARA CADA DÍA

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2020

 

“La ropa de Juan estaba hecha de pelo de camello. Llevaba puesto un cinturón de cuero y se alimentaba de langostas y miel silvestre” (Mat. 3:4)

 

Si estás leyendo esto con amigos o familiares, deberías preguntarles qué comidas les hacen acordar a la Navidad. Apuesto a que alguien mencionará turrones, caramelos de menta o galletitas de azúcar. Pero, me pregunto si alguien dirá que su antojo navideño preferido son los saltamontes.

Esta época del año es temporada de saltamontes en Uganda, un país de África Oriental. Rodney Muhumuza, de la Associated Press, escribió sobre la «última novedad en bocadillos» del país.

«Los niños corretean por el monte, saltando de aquí para allá para atrapar saltamontes antes de que se alejen. En un buen día, llenan una bolsa de plástico con los insectos para freírlos y comerlos como bocadillos». Un nativo de Uganda llamado O. J. Gerald describió el sabor: «Los fríes con un poco de cebolla y sal, y son muy sabrosos. Muy crujientes en la boca». Los vendedores ambulantes venden los insectos preparados por lo que más o menos saldría una bolsa de papas fritas en los Estados Unidos.

Es oportuno que los saltamontes sean una comida navideña porque tienen una conexión con la historia de Navidad. Más o menos cuando un ángel se presentó a María, otro ángel se presentó ante un sacerdote llamado Zacarías a fin de anunciarle el nacimiento de un hijo. Este hijo crecería y prepararía a Israel para la llegada del Mesías. Juan el Bautista llegó a ser un profeta poderoso que llamaba a todos a arrepentirse de sus pecados y a bautizarse.

Y esta es la conexión: la Biblia dice que él vivía en el desierto y comía langostas (insectos similares a los saltamontes) y miel silvestre. Juan no tenía una vida cómoda. Estoy seguro de que hubiera preferido comer la comida maravillosa que tú disfrutas a fin de año, en lugar de langostas. Pero tenía un trabajo que hacer para Jesús.

Creo que todos tenemos la misión de preparar a otros para encontrarse con Jesús. Haya o no saltamontes, pongámonos en marcha. Kim

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*