22 de agosto | Devocional: La maravillosa gracia de Dios | Gracia suficiente

Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. 2 Corintios 12:9.

“Aunque eras pequeño en tus propios ojos, ¿no has sido hecho jefe de las tribus de Israel?” 1 Samuel 15:17. Samuel señala aquí la razón por la cual Saúl fue designado para ocupar el trono de Israel. Tenía una humilde opinión de su capacidad y estaba dispuesto a ser instruido. Cuando la divina elección recayó sobre él, era deficiente en conocimiento y experiencia, y junto con algunas buenas cualidades tenía serios defectos de carácter… Pero si permanecía humilde, tratando constantemente de ser guiado por la sabiduría divina… sería capacitado para cumplir los deberes de su elevada posición con buen éxito y honor. Bajo la influencia de la gracia divina, cada buena cualidad se fortalecería, mientras los rasgos malos perderían su poder en la misma proporción.

Esta es la obra que el Señor se propone realizar por todos aquellos que se consagran a sí mismos a él… A todos los que quieran recibir instrucción les impartirá gracia y sabiduría… Les revelará sus defectos de carácter y concederá fortaleza a todos los que buscan su ayuda para que corrijan sus errores. Cualquiera que sea el pecado que acose al hombre, por amargas e infames que sean las pasiones que luchen por dominarlo, puede vencer si está dispuesto a vigilar y combatir contra ellos en el nombre y con la fortaleza del Ayudador de Israel… El hijo de Dios debe cultivar una aguda sensibilidad hacia el pecado… Una de las artimañas más eficaces de Satanás consiste en inducir a los hombres a cometer pecadillos a fin de enceguecer la mente para que no vean el peligro de las pequeñas complacencias, de los insignificantes apartamientos de los claros requisitos establecidos por Dios. Muchos que se apartarían con horror de alguna gran transgresión, son inducidos a considerar el pecado en asuntos menores como cosa sin mayor consecuencia. Pero estos pecadillos consumen la esencia de la piedad en el alma. Los pies que entran en un sendero que se aparta del camino recto están orientándose hacia el camino ancho que termina en la muerte.—The Signs of the Times, 7 de septiembre de 1882.

DEVOCIONAL: LA MARAVILLOSA GRACIA DE DIOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*