22 de abril | Devocional: En los lugares celestiales | Abundante misericordia

En ti confiarán los que conocen tu nombre, por cuanto tú, oh Jehová, no desamparaste a los que te buscaron. Salmos 9:10.

Un alma a la cual Dios haya desamparado nunca se sentiría como Ud. * se ha sentido y nunca amaría la verdad y la salvación como Ud. la ha amado. Oh, si el Espíritu de Dios dejara de luchar con un alma ésta es dejada en un estado de indiferencia, y siempre pensará que todo va bastante bien… Ud. no debe complacer en lo más mínimo al enemigo dudando y abandonando su confianza. Dijo el ángel: “Dios no abandona a su pueblo, aunque se aparte de él. No se vuelve airado hacia ellos por cualquier pequeñez. Si han pecado, tienen un abogado para con el Padre a Jesucristo el Justo”.
*De una carta de consuelo para un corazón atribulado.
Este Abogado intercede por los pecadores y el Padre acepta su oración. El no desoye el pedido de su Hijo amado. El que tanto lo amó que dio su propia vida por Ud., no se apartará de Ud. ni lo abandonará a menos que Ud., decidida y deliberadamente lo abandone a él para servir al mundo y a Satanás. Jesús desea que Ud. vaya a él tal como es, sin esperanza y desamparado, y se aferre de su sobreabundante misericordia, y crea que él lo recibirá tal como Ud. es.
Ud. está espaciándose en el lado oscuro. Debe cambiar de manera de pensar, y en vez de pensar todo el tiempo en la ira de Dios, piense en su abundante misericordia, su disposición para salvar a los pobres pecadores, y crea que él lo salva. Ud. debe, en el nombre de Dios, romper este hechizo. Ud. debe clamar: “Yo quiero creer, ¡yo creo!” Jesús tiene su nombre sobre su pectoral e intercede por Ud. ante su Padre, y si sus ojos se abrieran vería ángeles celestiales ministrándole a Ud., volando a su alrededor y rechazando a los malos ángeles para que no puedan destruirlo… Tenga ánimo. Mire hacia arriba, crea y verá la salvación de Dios.—Carta 17, 1862.

*De una carta de consuelo para un corazón atribulado.

DEVOCIONAL: EN LOS LUGARES CELESTIALES
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*