21 de noviembre | Exaltad a Jesús | Elena G. de White | Madres fieles honradas en el juicio

Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que le pedí. Yo, pues, lo dedico también a Jehová; todos los días que viva, será de Jehová. 1 Samuel 1:27-28.

El cumplimiento de la promesa de Ana de dedicar su hijo al Señor, no fue postergado hasta el día en que pudiera ser presentado en el tabernáculo. Desde los primeros albores de su inteligencia entrenó su mente infantil para amar y reverenciar a Dios, y para considerarse a sí mismo como propiedad del Señor. Mediante cualquier objeto familiar trataba de dirigir sus pensamientos al Creador.
Cuando tuvo que separarse de su hijo, la solicitud de esta madre fiel no cesó. El era el objeto de sus oraciones…
¡Ay, si cada madre pudiera comprender cuán enormes son sus deberes y sus responsabilidades, y cuán grande será la recompensa de su fidelidad! La influencia diaria que la madre ejerce sobre sus hijos los prepara para la vida eterna o para la muerte eterna. En su hogar ella ejerce un poder más decisivo que el del ministro en el púlpito, y aún que el del rey en su trono. El día de Dios revelará cuánto le debe el mundo a las madres piadosas por la preparación de hombres que fueron intrépidos defensores de la verdad y la reforma: hombres resueltos en acción y propósito, que supieron mantenerse impávidos en medio de pruebas y tentaciones; hombres que eligieron los intereses elevados y santos de la verdad y la gloria de Dios, antes que los honores mundanos o la vida misma.
Cuando se haya iniciado el juicio, y los libros hayan sido abiertos; cuando el gran Juez haya pronunciado su “bien hecho” y se haya colocado la corona de gloria sobre las sienes del vencedor, muchos levantarán en alto sus coronas a la vista del universo reunido, y apuntando a sus madres dirán: “Ella me hizo lo que soy por la gracia de Dios. Su enseñanza y sus oraciones fueron bendecidas para mi eterna salvación”…
Dios ha ordenado que la virtud sea el fundamento de la felicidad, tanto para las familias como para las naciones y los individuos…
Cada joven determina la historia de su vida mediante los pensamientos y sentimientos que acaricia durante sus años tempranos. Los hábitos correctos, virtuosos, y varoniles que forme durante su juventud se transformarán en parte de su carácter y generalmente trazarán el curso del individuo a través de la vida. Los jóvenes pueden llegar a ser virtuosos o viciosos, según escojan…
Los jóvenes de hoy pueden llegar a ser tan preciosos como Samuel a la vista del Señor. Pueden tener sus nombres inscritos en el libro de la vida y ser mirados con satisfacción por el Monarca del universo y por las huestes angélicas. Si mantienen fielmente su integridad cristiana, como el noble Lutero, los jóvenes pueden ejercer una influencia poderosa en la obra de la reforma. En este tiempo se necesitan tales hombres. Dios tiene una posición y una obra para cada uno de ellos.—The Signs of the Times, 3 de noviembre de 1881.

DEVOCIONAL EXALTAD A JESÚS
Elena G. de White

Loading...
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*