21 de mayo | Devocional: Recibiréis Poder | Los libros impresionan la mente

Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí. Isaías 6:8.

Oren y actúen. Una sencilla oración semejante a las de Cristo, logrará mucho más que la abundancia de palabras sin oración. Trabajen con sencillez de corazón y el Señor hará su parte junto al colportor. El Espíritu Santo hará impresiones en la mente, semejantes a las que realiza en favor de los que escuchan a los ministros a quienes Dios les delega la tarea de predicar su Palabra. Los ángeles santos asisten a los que se consagran al ministerio de las publicaciones destinadas a educar a la gente con la verdad.

Los hombres y las mujeres pueden trabajar eficazmente si sienten en sus corazones que realizan la obra del Señor al ministrar a las personas que no conocen la verdad para este tiempo. Las advertencias deben darlas a conocer en los caminos secundarios y en las grandes avenidas a fin de preparar a la gente para el gran día de Dios que está por sobrecoger al mundo. No desperdiciemos el tiempo. Tenemos que apoyar esta obra. ¿Quién se levantará ahora para llevar nuestras publicaciones? Lean el capítulo 6 de Isaías y aprópiense de sus lecciones.

“Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy hombre muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos. Y voló hacia mí uno de los serafines, teniendo en su mano un carbón encendido, tomado del altar con unas tenazas; y tocando con él sobre mi boca, dijo: He aquí que esto tocó tus labios, y es quitada tu culpa, y limpio tu pecado. Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí” Isaías 6:5-8.

Esta figura se actualizará muchas veces si los colportores se aferran a Cristo, cargan con su yugo y aprenden diariamente de él los métodos para llevar a la gente mensajes de paz y consuelo en las horas de aflicción, chasco, tristeza y quebranto del corazón. Al imbuirlos con su propio Espíritu, Cristo, el gran Maestro, los preparará para realizar una obra buena e importante. —The Bible Echo, 18 de  setiembre de 1899.

========================

DEVOCIONAL: RECIBIRÉIS PODER

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*