21 de mayo | Devocional: La fe por la cual vivo | Andando en sus pisadas

Si habéis pues resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.

Colosenses 3:1.

“Todos los que entran en la nueva vida, deben comprender, antes de su bautismo, que el Señor exige afectos indivisos…. La práctica de la verdad es esencial. El llevar frutos testifica del carácter del árbol. Un buen árbol no puede llevar malos frutos…. Se necesita una conversión cabal.”—Evangelismo, 230.

“Hay hijos que han sido enseñados desde su juventud a observar el sábado. Muchos de ellos son buenos hijos, fieles al deber en todo lo que se refiere a asuntos materiales; pero no sienten una profunda convicción de pecado y la necesidad de arrepentirse…. Como no hay pecados manifiestos en sus vidas se sienten satisfechos con la convicción de que son bastante buenos.

“He sido autorizada para decir a estos jóvenes: ‘Arrepentíos y convertíos para que sean borrados vuestros pecados.’ … Debéis arrepentiros, creer y ser bautizados. Cristo fue justo en todo sentido; sin embargo el Salvador del mundo dio al hombre un ejemplo al dar los pasos que se requieren del pecador para convertirse en hijo de Dios y heredero del cielo.”—Testimonies for the Church 4:40, 41.

“Todos los que estudian la vida de Cristo y practican sus enseñanzas se asemejarán a Cristo. La influencia de ellos será semejante a la de Cristo. Revelarán firmeza de carácter. Al caminar en la humilde senda de la obediencia, haciendo la voluntad de Dios ejercerán una influencia que promoverá el avance de la causa de Dios y  la saludable pureza de su obra.”—Evangelismo, 313.

 

========================

DEVOCIONAL

LA FE POR LA CUAL VIVO

Elena G. de White

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*