21 de enero | Devocional: Una religión radiante | Él ha hecho grandes cosas por mí

«Sí, el Señor ha hecho grandes cosas por nosotros, y eso nos llena de alegría». Salmo 126: 3, NVI

«”SALGAN DE EN MEDIO DE ELLOS y apártense. No toquen nada impuro, y yo los recibiré”. “Yo seré un padre para ustedes, y ustedes serán mis hijos y mis hijas, dice el Señor Todopoderoso”» (2 Cor. 6: 17-18, NVI). […] ¡Qué admirable relación! Es más elevada y santa que cualquier vínculo terrenal. […] Dios nos adopta en su familia; llegamos a ser miembros de la familia real, hijos e hijas del Rey que gobierna los cielos de los cielos. ¿Podemos desear una posición más elevada que la que aquí se nos promete? ¿No nos basta con ello? El ángel dijo: «¿Podría haber hecho Dios más por los seres humanos de lo que ya ha hecho? Si tal amor, si tales promesas tan maravillosos no son apreciados, ¿acaso iba él a poder concebir algo mejor, más valioso y admirable? Todo lo que Dios podía hacer ha sido hecho para la salvación de la humanidad».— Testimonios para la iglesia, t. 1, p. 447, adaptado.
El Señor espera que valoremos debidamente su grandioso plan de redenci 5n, y que nos percatemos de nuestro elevado privilegio como hijos e hijas de Dios, y que sigamos por sus caminos obedientes y agradecidos. Desea que con alegría «andemos en novedad de vida» (Rom. 6: 4, RVA) cada día. Anhela que la gratitud brote de nuestro corazón porque nuestros nombres «están escritos en el libro de la vida del Cordero», y porque podemos confiarle «todas [nuestras] preocupaciones, ya que él se preocupa ie» todos (Apoc. 21: 27, 1 Ped. 5: 7, LPH). Él nos ordena que nos regocijemos porque somos «la heredad de Dios» (2 Sam. 14: 16); pues la justicia de Cristo —las «vestiduras blancas» (Apoc. 3: 5, 18; 6: 11)— cubre a sus santos que tenemos la bendita esperanza de la pronta venida de nuestro Salvador— Palabras de vida del gran Maestro, cap. 23, pp. 240-241, adaptado.
Mi reflexión personal
__________________________
__________________________
__________________________

UNA RELIGIÓN RADIANTE
Reflexiones diarias para una vida cristana feliz
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*