21 de enero | Devocional: Alza tus ojos |  Lo bueno y lo malo crecen juntos en la iglesia

«El reino de Dios se parece a una red de pescar. Los pescadores echan la red al mar, y en ella recogen toda clase de peces». Mateo 13: 47, TLA

TENEMOS ABUNDANTES evidencias de que en la iglesia de Dios la cizaña crece junto con el trigo. Hay cristianos sinceros en la iglesia y también los hay tibios. Los tibios tienen oportunidad de conocer la verdad; la Palabra de Dios les es presentada; concurren al banquete como Judas participó de la Pascua, pero como él, no han asimilado la Palabra de vida. Nadie puede obligarlos a ingerir la Palabra de vida eterna a fin de que realicen una obra cabal de arrepentimiento para que puedan tener una experiencia cristiana genuina y lleguen a estar enraizados y afirmados en la verdad. […]

No debemos sentimos abrumados por el desánimo porque lo bueno y lo malo se hallen juntos en la iglesia. Judas se contaba entre los discípulos, y tuvo todas las ventajas posibles; pero, aunque escuchó la verdad y los principios tan claramente expuestos, Cristo sabía que no había recibido la verdad. No asimiló la verdad, no llegó a hacerla suya; sus viejos hábitos y prácticas se manifestaban constantemente. No obstante Cristo no tomó medidas de filena para apartar a Judas de los discípulos. […]

Todos los que brindan un genuino servicio a Dios se enfrentarán a perplejidades. No vayan a creer, sin embargo, en el fracaso; no hablen de desánimo. Hemos de estar todos unidos haciendo la voluntad de nuestro Padre celestial. […] Si somos cristianos no podemos seguir los métodos del mundo. Un «escrito está» debe ser nuestro constante consejero. Que no sean impíos los que nos guíen. Lo que la gente piense o diga, nunca debiera inducir a nadie a apartarse del sendero de la estricta rectitud. Debemos acudir a las Sagradas Escrituras y meditar cuidadosamente en los grandes principios morales contenidos en la ley de Jehová. […]

La gente se conduce como estuviera capacitada para anular las divinas determinaciones. Los críticos se colocan en el lugar de Dios y repasan su Palabra a fin de modificarla o aprobarla. Así «Babilonia, […] ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación» (Apoc. 14:8). Esos críticos han preparado las cosas como para que se ajusten u las nuevas herejías los días finales. Si no pueden cambiar la Palabra de Dios, si no pueden torcer su significado para que se ajuste a las prácticas humanas, la quebrantan. […]

Todos los hacedores de la Palabra de Dios serán bendecidos abundantemente. Cualesquiera sean las cruces que tengan que cargar, lo que puedan perder o la persecución que huyan de afrontar, aun cuando esta signifique la pérdida de la vida temporal, serán ampliamente recompensados, pues se les asegura la vida que se compara con la vida de Dios. Al perder sus vidas por el nombre de Cristo ganan una vida que durará por las edades eternas. Caminan bajo la dirección del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza ni sombra de variación. Verán su rostro y su nombre estará en sus frentes.— Carta 48, 21 de enero de 1897, dirigida a los «Hermanos Daniells y Salisbury», dirigentes de la obra en Australia.

========================

DEVOCIONAL

ALZA TUS OJOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*