20 de noviembre | Hijos e Hijas de Dios | Elena G. de White | No nos dejaremos engañar

«Ya no seremos como niños, que cambian fácilmente de parecer y que son arrastrados por el viento de cualquier nueva enseñanza hasta dejarse engañar por gente astuta que anda por caminos equivocados. Más bien, profesando la verdad en el amor, debemos crecer en todo hacia Cristo, que es la cabeza del cuerpo». Efesios 4:14-15, DHH

ESFUÉRCESE AL MÁXIMO PARA QUE la confianza de usted en sus hermanos aumente sin cesar; pues cuando uno piensan mal, habla mal y de lo malo. De ese modo uno se hace daño a sí mismo y se debilita, cuando debería estar fuerte en Dios y en el poder de su fortaleza.— Carta 182, 1901.

No podemos debilitar nuestra propia influencia y mantenemos firmes, pues lo que en realidad hacemos es menoscabar a la vez la buena influencia de los demás.— Carta 16, 1886.

No nos toca a nosotros juzgar las acciones ajenas o criticar los fracasos de los demás. El Señor no nos ha hecho portadores de los pecados de otros. Es de nosotros de quien tenemos que preocupamos en primer lugar. Mientras más cabal sea la obra del reavivamiento y la reforma en nuestra vida, menos veremos las fallas que criticar en los demás.

Actuamos mal cuando nos medimos con los defectos que vemos en otros. Dios no actúa así. El comprende las circunstancias de cada cual, y juzga a todo el mundo por las ventajas que ha tenido cada uno para perfeccionar un carácter cristiano; tomando en cuenta las oportunidades que el instrumento humano haya tenido para obtener un conocimiento de Dios y su verdad.

Aquel que tiene verdadera estima por la ley divina, no comparará su carácter con el de los demás. Juzgará su propia vida por la santa ley de Dios. […]

En nuestro propio beneficio Dios nos pide […] que hagamos una obra cabal para purificar de pecado el templo del alma. En sus instrucciones para sus discípulos, el Salvador da a conocer cuán completa será la erradicación del mal: «Si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti» (Mat. 5: 29).— The Youth’s Instructor, 11 de febrero de 1908.

DEVOCIONAL ADVENTISTA

HIJOS E HIJAS DE DIOS

Elena G. de White

Loading...
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*