20 de junio | Devocional: Recibiréis Poder | La voz humana, un canal para la voz divina

Tú hablarás a él, y pondrás en su boca las palabras, y yo estaré con tu boca y con la suya, y os enseñaré lo que hayáis de hacer. Éxodo 4:15.

Cuando el colaborador de Cristo presenta la verdad al corazón del pecador con humildad y amor, la voz del amor habla por medio del instrumento humano. Las inteligencias celestiales trabajan con el agente humano consagrado, y el Espíritu actúa en la vida del no creyente. Dios le da al corazón la capacidad de creer y el pecador acepta la evidencia de la Palabra de Dios.

Es trasformado por medio de la influencia llena de gracia del Espíritu Santo y llega a ser uno con Cristo en espíritu y propósito. Sus afectos por Dios aumentan, tiene hambre de justicia y anhela ser más semejante a su Maestro. Al contemplar a Cristo, es trasformado de gloria en gloria, de carácter en carácter, y se hace más y más semejante a Jesús. Se llena de amor por Cristo y de un profundo y ansioso amor por los que perecen, y dentro de él se forma Cristo, la esperanza de gloria. “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Juan 1:12.

Necesitamos depender más del Infinito y confiar mucho menos en los agentes humanos. Hemos de alistar a un pueblo para estar en pie en el día que Dios ha preparado; hemos de llamar la atención de los hombres a la cruz del Calvario para explicarles la razón por la cual Cristo realizó su gran sacrificio. Hemos de mostrar a los hombres que es posible para ellos volver a prestar su lealtad a Dios y obediencia a sus mandamientos. Cuando el pecador mira a Cristo como la propiciación hecha por sus pecados, háganse a un lado los hombres. Declárenle al pecador que Cristo “es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo”. 1 Juan 2:2.

Anímeselo a buscar la sabiduría de Dios, pues por medio de la oración ferviente aprenderá el camino al Señor más perfectamente que si fuera instruido por algún consejero humano. Verá que fue la transgresión de la ley lo que causó la muerte del Hijo de Dios infinito, y odiará los pecados que hirieron a Jesús. Al mirar a Cristo como un compasivo y tierno Sumo Sacerdote, su corazón será preservado en la contrición. —Testimonios para los Ministros, 220, 221.

DEVOCIONAL: RECIBIRÉIS PODER

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*